El Uni Ferrol presenta un ERTE para jugadoras y técnicos

La regulación laboral solo afecta a jugadoras nacionales, como Marta Tudanca –en la foto– y al cuerpo técnico | Daniel Alexandre
|

Con el propósito de proteger los derechos laborales de sus trabajadoras y garantizar la viabilidad del club, el Baxi Ferrol presentó hace apenas unos días un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que ha sido aprobado por la Xunta de Galicia. Una medida que afecta a todas las jugadoras nacionales, así como al cuerpo técnico, pero del que están exentas las deportistas extranjeras, pues con ellas la entidad ferrolana llegó a un acuerdo previo.  

“Es un tiempo muerto que garantiza la sostenibilidad del equipo”, explica al respecto el presidente de la entidad, Leopoldo Ibáñez para quien, a medida que avanzan los días y se prolonga el estado de alarma, se hace cada vez más complicado retomar la competición. Las cosas pintan mal para los intereses deportivos de un Baxi Ferrol que, clasificado para la promoción de ascenso, aspiraba a luchar en estas semanas por regresar a la máxima categoría.

De hecho, en circunstancias normales el pasado fin de semana debería haber concluido la liga regular en la categoría de plata femenina del baloncesto español y el día 26, justo cuando en principio se espera  el final del confinamiento, estaba prevista la finalización de la fase de ascenso. Sin embargo, ya nada discurre por los cauces normales en un país en el que todas las competiciones deportivas permanecen paralizadas desde mediados de marzo.

Hasta el momento, y a expensas de que el Consejo Superior de Deportes se manifieste al respecto, la Federación Española de Baloncesto ha optado por prolongar el aplazamiento de las competiciones que de ella dependen a medida que las autoridades prorrogan el estado de alarma.

Completar
“La idea que en su día nos transmitió la Federación es la de completar la liga, pero es complicado porque las cosas cada vez pintan peor”, reconoce Leopoldo Ibáñez. De hecho, clubes como el Real Canoe–a través de Juan Díniz, director técnico de la sección de baloncesto femenino– anunciaron la pasada semana a través de sus redes sociales que daban por finiquitada la temporada 19/20. 

Y es que esa es la postura de muchos de los clubes, sobre todo los que habitan en  la zona media y baja de la tabla, para los que echar el cierre ahora supondría ahorrarse mucho dinero en nóminas, alojamientos, arbitrajes... Para ellos, cerrar la campaña así, sin descensos y con el hipotético ascenso del primero de cada grupo, sería la mejor opción.

Pero no todos opinan lo mismo. Escuadras como el Baxi Ferrol no se resisten a dar por zanjado el campeonato de forma tan precipitada y todavía conservan la ilusión de luchar por ese ascenso. Antes de que la alarma sanitaria se desatase, el Baxi Ferrol presentó su candidatura para organizar esa final a ocho y a día de hoy mantiene su ofrecimiento. “Estaríamos en disposición de hacerla incluso a finales de mayo o principios de junio”, insiste Leopoldo Ibáñez, aunque también supedita el ofrecimiento a que “pudiese celebrarse con público”. 

El problema es que ni el escenario sanitario parece el más propicio ni las fechas cuadran. Incluso en el mejor de los casos, que pasa porque la cifra de contagios remita vertiginosamente y el confinamiento acabe el 26 de abril, el retorno a la “normalidad” sería gradual  y la fase de desescalada se prolongaría aún varias semanas. En este escenario parece complicado, por ejemplo, que puedan regresar las jugadoras extranjeras o que los partidos puedan disputarse con el aforo habitual.  Toca esperar a que la Federación Española mueva ficha.

El Uni Ferrol presenta un ERTE para jugadoras y técnicos