Villares cree que la consulta que se inicia hoy sobre Quinteiro está más justificada que la de Iglesias y Montero

El portavoz de EnMarea, Luís Villares, durante su rueda de prensa ayer en el Parlamento | lavandeira jr. (efe)
|

El portavoz de En Marea, Luís Villares, destacó ayer que “siempre es positivo” preguntar a las bases de un partido sobre las cuestiones que afectan a la organización, por lo que calificó como “buena solución” que Pablo Iglesias e Irene Montero pongan su cargo a disposición de los inscritos de Podemos tras conocerse la compra de una casa en Madrid; al tiempo que ligó esta consulta con la que celebrará esta semana En Marea sobre el futuro de Paula Quinteiro.
“Si es positivo formular una consulta, con más razón lo es formular una consulta cuando es sobre algo que no es estrictamente personal y está vinculado a la político”, indicó, a preguntas de los medios en una rueda de prensa este lunes, Luís Villares en referencia a la consulta a las bases sobre la diputada de En Marea que se vio envuelta en un incidente con la policía a mediados del mes de marzo.
Villares destacó que las organizaciones rupturistas llegaron para “dar voz” a las bases y que someter a su juicio las cuestiones que puedan generar “controversia” es “positivo”. “Las bases nunca se equivocan. Son ellas las que deberían resolver este conflicto de forma definitiva”, declaró en relación a la consulta sobre Quinteiro, en la que el sector crítico con la dirección política de En Marea llama a no participar.


“Me parece que ningún sector debe estar por encima del conjunto de las inscritas. La dirección de En Marea sí aceptará el resultado porque para nosotros las bases son quienes más ordenan”, remarcó el magistrado en excedencia, que puntualizó que la dirección del partido instrumental “cumple con su cometido al poner a disposición de las inscritas la oportunidad de ejercer el derecho de opinar” sobre una cuestión “que tiene trascendencia en lo político y lo social del país”.

Críticas por la gestión
En los últimas días volvieron a producirse críticas a la manera de gestionar el caso de Paula Quinteiro lanzadas por parte de ciertas voces de referencia del espacio rupturista, como el diputado de En Marea y portavoz de Anova, Antón Sánchez, o el regidor herculino, Xulio Ferreiro, quien personificó en Villares lo que entiende como una “mala gestión” del asunto.
Por su parte, ayer en una entrevista en Televisión de Galicia, Antón Sánchez, como ya había hecho en anteriores ocasiones, defendió que el proceso reglado debía ser un revocatorio en lugar de una consulta interna a los inscritos. “La gestión de la crisis no depende de una persona sino de órganos colegiados. En Marea no tiene un secretario general que diga: Vamos a hacer una consulta; en En Marea no puede pasar. La decisión la toman órganos colegiados formados por 35 personas que decidieron hacer la consulta”, apuntó Villares, en referencia al Consello das Mareas, órgano máximo de dirección entre plenarios, donde los afines al portavoz son mayoría.

La consulta a los inscritos de En Marea sobre el futuro de la diputada Paula Quinteiro comenzará hoy a las 10.00 horas, el mismo día en que, a las 17.00 horas, las bases de Podemos se pronunciarán sobre la permanencia en sus cargos de los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Irene Montero, tras la compra de una casa en la sierra madrileña con una hipoteca de 540.000 euros.
Se da la circunstancia de que ambas consultas afectan a militantes de Podemos, puesto que Paula Quinteiro, además de diputada del partido instrumental, es inscrita de la formación morada , de la corriente Anticapitalista.
Afines a Paula Quinteiro y la propia diputada, que se vio envuelta en un incidente con la Policía Local de Santiago el 18 de marzo durante un control nocturno, se mostraron muy críticos con la decisión de En Marea de someter un asunto “privado” a consulta de las bases, ya que alegaron que no era una cuestión política estratégica.


Las bases de En Marea, con un censo de unos 2.400 inscritos, deberán contestar “sí” o “no” a la siguiente pregunta: “¿Consideras que Paula Quinteiro debe dimitir de su cargo como diputada del Parlamento gallego por el uso de su acta de diputada para un asunto particular?”.
En el marco de este proceso, el pasado viernes, la dirección de En Marea envió a los inscritos los argumentos para llevar a cabo el proceso, en los que se defiende que lo que se busca es fijar posición política sobre lo ocurrido. “No se trata”, apunta el documento, de “ningún proceso disciplinario”, sino de la “fijación de las bases políticas sobre las que es posible construir una práctica política transformadora”. Por su parte, Paula Quinteiro esgrimió su “indefensión” en la carta remitida a los militantes.

Villares cree que la consulta que se inicia hoy sobre Quinteiro está más justificada que la de Iglesias y Montero