“Me siento muy bien, muy querido, en San Sadurniño”

voleibol entre el Intasa y L'Illa Grau
|

Él no es canterano, ni nacido en la comarca, pero, prácticamente, el ourensano Pablo Gómez Parga es, y será, de la casa. A sus 42 años recién cumplidos, el receptor acaba de firmar la que será la cuarta temporada en las filas del Intasa de San Sadurniño. Y lo hace, además, anteponiendo su tarea como jugador y director técnico de la base a otras ofertas llegadas de categoría superior, así como de la propia Superliga 2, en la que volverá a formar con los “azules”. 

¿Qué le ha llevado a quedarse un año más en San Sadurniño? ¿Seguir jugando a este nivel, su vinculación con la cantera...? 

La oferta de “Sansa” es interesante. Yo llevo mucho tiempo aquí, relativamente mucho, ya estoy acostumbrado. Se vive muy bien, se vive muy tranquilo... pero también estuve cinco años en Vigo, otros cuatro en Gijón, otros dos en Caravaca... no hay problema con eso. Me siento muy bien y muy querido en “Sansa” y los chavales, los niños y las niñas, siempre me tiran bastante. La verdad es que tenía ofertas de Superliga 1 este año, de tres equipos, para irme a jugar, pero decidí, como tenía el contrato por dos años, arreglar un par de cosas en ese documento y quedarme. 

Antes de esa firma, o después, ¿habló con la directiva sobre los pasos a seguir del equipo para esta campaña?

Sí, algo sí. Realmente al final San Sadurniño, un pueblo de 2.900 habitantes, estar en una liga como Superliga 1, compitiendo de tú a tú con gente con unos presupuestos tan grandes, pues es un gasto económico bastante grande. Y este año supongo que habrá que recalcular, volver a cuadrar números para poder volver a estar tranquilos en Superliga 2, y competir y lo que pueda pasar. Será una temporada para asentar el equipo en Superliga 2, fichar lo justo, lo que haga falta, sacar gente de la cantera, que está Lucas –Wünschamn– por ahí pisando fuerte. Hay algunos jugadores por ahí que pueden salir... la intención es la de empezar a meter gente de casa, de la cantera, y ver cómo van subiendo de nivel, si pueden tirar para arriba, y tienen que tener más presencia, moverse un poco más con el equipo de Superliga 2. Y luego que se hagan los fichajes que sean, si salen bien pues muy bien y si no, sin presión. Sobre todo quitar la presión del año pasado, y competir.

Esa presión se fue una vez terminada la liga, ¿no?

Fue un alivio, porque fue una temporada difícil, porque sabías y veías que podías competir contra ciertos equipos, cinco o seis, y que con un poquito más podías estar mejor. Y fue una pena, porque en ciertos momentos competimos muy bien y en otros... al final con una plantilla corta, es complicado. Por eso se hizo larga, complicada, sobre todo por el estrés, por el agobio de seguir entrenando duro, de ver que el equipo es corto, que estás cerca pero te quedas ahí. 

¿Se ve jugando esta temporada y alguna más?

Mi visión del voleibol es, al final, disfrutarlo mientras pueda. Mientras pueda jugar y ayudar al equipo yo voy a seguir jugando. Esa es mi opción. Tengo muchos amigos que jugaban cuando jugaba yo, al principio, y dejaron de jugar por circunstancias y después, cuatro o cinco años después, volvieron y con muchas lesiones, no al mismo nivel... y lo echaban de menos. Yo lo que tengo en mente es jugar mientras pueda, ayudar al equipo y luego, si el entrenador estima oportuno que juegue, pues ahí estaré para ayudar y ya está. No me planteo dejar de jugar a corto plazo, mientras pueda voy a dar todo lo que pueda. 

Yo no ficho de primer jugador, ni de último, ficho como jugador, y ,después, depende de como me lo curre y depende de como estén los demás..., mientras pueda ver que puedo echar una mano. Si ya estoy en el banquillo, que no puedo hacer nada, que hay gente detrás y estoy tapando esa entrada, seré el primero en apartarme. Pero veo que, al final, lo que viene atrás le queda aún tiempo y yo puedo echar una mano para que esa gente se forme, ayudarles en lo que pueda, y al equipo, mientras vea que eso es así, yo seguiré. 

Y después, ¿dará el salto al banquillo?

En mi mente está, sí. Hice el nivel tres el año pasado, aprobé todo bien. Tengo experiencia ya entrenando a equipos de Superliga 1 y 2, ya he estado de primer y segundo entrenador, experiencia tengo. Tampoco me lo planteo como un ya, pero no me lo quito de la cabeza, de hecho para eso hice el curso, para, en un futuro, porque a mi me encanta el voleibol, seguir dándole. 
Quizá dentro de unos años dejar el voleibol de pista, que es muy lesivo, y, por ejemplo, dedicarme más a la playa en verano, algún torneo, en invierno, a la pista como entrenador... también es una opción que he barajado muchas veces. Pero a un tiempo lejos, mientras pueda seguir jugando, seguiré doblando.

“Me siento muy bien, muy querido, en San Sadurniño”