El modelo de urbanización de Canido se exportará al resto de la ciudad

La calle Alonso López quedó reabierta al tráfico una vez finalizadas las obras. En la imagen, Guillermo Evia y Rey Varela, paseando ayer por la zona
|

El alcalde, José Manuel Rey, y el concejal de Urbanismo, Guillermo Evia, visitaron ayer el barrio de Canido, donde acaba de entrar en servicio –tras las obras de reurbanización– la calle Alonso López. Inspeccionaron también la zona de la calle Alegre, donde se desarrollará en breve otra intervención de estas características y donde el regidor municipal  anunció la creación de un aparcamiento provisional en tanto duren las obras.
Durante el recorrido, Rey Varela destacó que la mayor parte del barrio de Canido presenta, dos años después de la toma de posesión del actual gobierno, una imagen muy diferente gracias a las obras del Urban que se han ejecutado en este entorno. La plaza do Cruceiro y las calles Alonso López, Atocha, Máximo Ramos y Estrella, junto con la zona del baluarte han experimenado –dijo– una importante transformación, que se completará en breve con las actuaciones previstas en la calle Alegre –que se encuentra en proceso de licitación– y Miramar, donde se están ultimando las expropiaciones necesarias para poder ejecutar las obras.
El alcalde insistió en que todos estos proyectos dan a Canido un carácter diferente y mejoran la calidad de vida de los vecinos, además de llamar la atención especialmente sobre los materiales empleados. “El compromiso es que las obras duren muchísimo tiempo”, destacó, y añadió que “los acabados permitirán tener unas calles para los próximos 50 años, sin que pase como en otras donde las reparaciones son casi constantes”.
En este sentido, hizo especial hincapié en que las aceras de loseta y el pavimento de hormigón, como se ha hecho en Alonso López, será el modelo que se seguirá en próximas reurbanizaciones, un modelo que se exportará en primer lugar, recordó, a la calle del Sol, a cuyo proyecto ya ha dado el visto bueno la Dirección Xeral de Patrimonio.
Aunque el alcalde no quiso valorar los proyectos urbanísticos acometidos hasta ahora por su gobierno –considera que hay que verlos en el conjunto del mandato– sí aseguró que cuando llegaron al gobierno había varias dificultades. Entre ellos se refirió a la situación que se registraba en el propio barrio de Canido, donde “las empresas escapaban por los muchos problemas que había en la elaboración de proyectos y en las adjudicaciones” –como se recordará, la calle Alonso López fue licitada de nuevo porque la empresa a la que se encargó la obra no fue capaz de ejecutarla. La Fábrica de Lápices –finalmente demolida– o el proyecto de la plaza de Sartaña fueron otras cuestiones que tuvo que solventar, dijo, el gobierno del PP cuando llegó al Concello.
“Los dos primeros años fueron muy de pensar las cosas y de planificar cómo se iban a hacer, y ahora se empiezan a ver los frutos”, recalcó Rey Varela, que aseguró que todas las actuaciones previstas para el mandato se van a finalizar.
En este sentido, destacó especialmente la gestión de los fondos Urban “para que den rendimiento los próximos 50 años” y añadió que “por fin las grandes infraestructuras se acometen en un mandato”, algo que a su juicio obedece a la “estabilidad y sentido común” del equipo que dirige.

aparcamiento
Por lo que se refiere a las próximas obras de la calle Alegre, el alcalde se mostró especialmente sensible con los problemas de aparcamiento que traerán consigo y anunció que, al igual que se ha hecho con la explanada del Sánchez Aguilera –utilizada provisionalmente como zona de estacionamiento disuasorio y gratuito  para dar servicio al barrio de A Magdalena– también se acondicionará un espacio de estas características en Canido. “El aparcamiento es un problema del siglo XXI”, reconoció, para transmitir un mensaje tranquilizador a los vecinos en el sentido de su intención es “que las obras alteren lo mínimo posible su bienestar”.
Rey Varela explicó que la zona que se baraja para este estacionamiento es la situada en la trasera de la calle Alonso López.

El modelo de urbanización de Canido se exportará al resto de la ciudad