La auditoría de la EDAR recoge defectos en la fase de construcción

VISITA INSTITUCIONAL AO CONCELLO DA VALEDORA DO POBO MILAGROS OTERO PARGA

|

La crisis del agua, tanto en lo referente a la presencia de trialometanos como a las posibles deficiencias en la Estación Depuradora de Aguas Residuales  –EDAR– ha cruzado la frontera local y llegado hasta la figura del Valedor do Pobo. Ayer, lo confirmaba la representante de este organismo, Milagros Otero Parga, que visitó Ferrol para atender a los ciudadanos e indicó que esa es una de las cuestiones sobre las que ha recibido quejas.

La situación de la EDAR está a la espera de la presentación de los resultados de las tres auditorías solicitadas por el Concello y por otras administraciones, pero  la realizada por la sociedad Applus, que se encargaba de buscar el origen de los daños de la estación y quién tiene la responsabilidad de sufragarlos, es rotunda, afirmando que existen defectos en el hormigonado que se remontan a la fase constructiva de la EDAR, realizada por la empresa Acciona.

Además, apuntó que esos defectos de hormigonado deberían haberse tenido en cuenta en las sucesivas entregas de obra, de una administración a otra y haberse constatado, desde la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, Augas de Galicia, la Empresa Mixta de Aguas de Ferrol y el Concello.

Suárez fue claro al apuntar a la empresa constructora, Acciona, como responsable final y aseguró que las deficiencias estructurales que presenta la depuradora de Cabo Prioriño “nada teñen que ver coa súa posta en marcha” e si “coa súa fase de construcción”.

Las declaraciones del alcalde se basan en los informes recogidos en la auditoría que fue consensuada por las tres administraciones implicadas para clarificar a qué se deben las fisuras que presentan varios de los tanques de la depuradora, concretamente a la realizada por la sociedad Applus.

Al respecto, ha recordado que este estudio fue encargado tras una reunión a tres bandas “entre Augas de Galicia, Confederación Hidrográfica y Ayuntamiento de Ferrol”, en la que todas las partes decidieron “buscar una solución a un problema que impide que la depuradora esté en marcha” y aceptar sus conclusiones.

procedimiento judicial

Planteado esto, el alcalde ha indicado que la citada auditoría también recoge soluciones para mitigar los defectos y, si bien los gastos de reparación serían responsabilidad de la empresa constructora, algunas de las propuestas están por debajo de los 500.000 euros. Esta cifra es la que inicialmente la empresa mixta Emafesa había estimado el gasto para subsanar las deficiencias que se pudiesen detectar.

Una vez tenga toda la documentación, Jorge Suárez dejó de manifiesto que pedirá que “se depuren responsabilidades, tanto económicas como políticas, por esta concatenación de despropósitos” y ha avanzado “acciones legales”.  

últimos informes

De todos modos, el regidor local recordó que todavía falta por recibir una de las tres auditorías encargadas, tras la de Applus y la elaborada por el Grupo de Ingeniería del Agua y del Medio Ambiente –Geama– de la Universidad de A Coruña. La última corre a cargo de PW Advisory Consulting & Capital Services, encargada sólo por la administración local, para ofrecer datos sobre el estado en el que estaba la planta cuando el Ministerio se la entregó a la Xunta de Galicia, esta al Concello ferrolano y pasó después a Emafesa. Asimismo, esta auditoría debería aportar datos sobre el cobro de la tasa por una infraestructura que no estaba en condiciones de funcionar sin realizar antes obras de reparación y que nunca había sido puesta a prueba.

En este sentido, el alcalde anunció que el funcionamiento de la planta depende ahora de las reparaciones pertinentes “xa que si non está lista é evidente que non pode funcionar”.

La auditoría de la EDAR recoge defectos en la fase de construcción