Feijóo valora la apuesta de Citroen por Galicia en la “España de la desaceleración económica”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, visitó ayer la planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, celebró ayer el lanzamiento industrial del Peugeot 2008 en la planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo, y aseguró que se trata un vehículo “con tecnología gallega”, que se diseña en la comunidad y que supone “una apuesta sin precedentes por Galicia”, que consolida el empleo de la factoría y crea 1.200 nuevos puestos, “en la España de la desaceleración económica”.

En su visita a la fábrica, Feijóo elogió el trabajo de los operarios y dirección de la planta, así como de los proveedores, al tiempo que reconoció que el grupo PSA “está cumpliendo los compromisos adquiridos con Galicia”.

Para el titular del Ejecutivo autonómico, el lanzamiento industrial del Peugeot 2008 “es un gran paso adelante”, y se produce “en un momento de dificultad económica, otra vez”. A ese respecto, valoró la importancia de la fabricación de un nuevo modelo, tanto para la planta (porque genera “más empleo, más prosperidad y más innovación)”, como para la propia economía de Vigo y de Galicia, y para el propio Centro Tecnológico de la Automoción”.

Feijóo comprometió mantener el apoyo de la Xunta al sector de la automoción, e hizo hincapié en el coche eléctrico, para el que prometió apoyos “en los presupuestos de 2020”.

 

Trabajo y tecnología

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, también elogió el “precioso” nuevo modelo por sus niveles de calidad, seguridad y comodidad, un producto fruto de “años de trabajo, cooperación y tecnología”.  

La planta de PSA Peugeot Citroen en Vigo hizo ayer el lanzamiento industrial de su nuevo modelo, el Peugeot 2008, que inicia así su producción en serie, con la previsión de llegar a las 250.000 unidades al año.

Así lo trasladó el director de la factoría, Ignacio Bueno, que subrayó que la planta de Vigo consiguió hacerse con la producción de este “todocamino”, que tendrá versión cien por cien eléctrica, además de las de diésel y gasolina, gracias a su nivel de competitividad, y al “compromiso” de la plantilla, los proveedores, el Centro Tecnológico de la Automoción y las administraciones.

De este modo, el Peugeot 2008, que se monta en el sistema M1, inicia su producción en serie con una cadencia que alcanzará los 650 coches al día en diciembre, y que aumentará en el año 2020, hasta llegar a las 2.300 unidades diarias y 250.000 unidades al año (lo que supondrá un 45 por ciento del volumen de producción de la planta viguesa).

Ignacio Bueno destacó, asimismo, que la fabricación de este nuevo modelo está vinculada a 2.500 puestos de trabajo, y confirmó que, en el mes de noviembre, se incorporarán los 600 trabajadores del segundo equipo del sistema 1, y a principios de 2020 y si el mercado responde, lo harán los operarios del tercer turno.

Este SUV, cuyo precio se conocerá a finales de mes, se empezará a comercializar a finales de año en España y, posteriormente, en el resto de Europa. Su fabricación suma una cifra anual de negocio de 450 millones de euros para los proveedores gallegos.

“Hecho en Vigo es un sello de calidad y eficiencia indiscutible”, presumió Ignacio Bueno quien, no obstante, llamó a “seguir trabajando” para afrontar los “desafíos” futuros de la planta de Vigo, en la que, solo en los últimos años, se han invertido unos 600 millones de euros.

Por su parte, el director del Proyect Peugeot 2008, Jerome Vuillerme, calificó el nuevo Peugeot 2008 como un vehículo “fenomenal”, y destacó los elevados niveles de calidad, el “equilibrio” entre la funcionalidad y el diseño, y el “alto nivel tecnológico” con el que cuenta este nuevo modelo.

Feijóo valora la apuesta de Citroen por Galicia en la “España de la desaceleración económica”