Spandau Ballet reconoce que "había mucha presión" y se hicieron globales "pero fue difícil"

El cantante de la banda de pop británica, "Spandau Ballet", Tony Hadley, posa para los medios durante la presentación de la película "Soul Boys of the Western World. Spandau Ballet. The Film" en el marco del Festival de Cine de Roma (
|

Gary Kemp, compositor y guitarrista de Spandau Ballet, una de las bandas de pop más conocidas de los años ochenta, reconoció hoy que el grupo sufrió mucha presión y, aunque consiguieron hacerse globales, "fue muy difícil".

"Nuestro mundo era muy pequeño", confesó Kemp en la presentación en el Festival de Cine de Roma del documental sobre las vivencias y el trabajo del grupo, titulado "Soul Boys of the Western World. Spandau Ballet: The Movie" y dirigido por George Hecken.

El documental profundiza en el trabajo del grupo y en la relación entre sus miembros, considerados pioneros del movimiento "nuevo romanticismo" en Inglaterra y que alcanzó sus mayores éxitos entre 1979 y 1989, año en el que anunciaron su retirada.

La mayor dificultad por la que pasaron fue una batalla legal en la que Kemp se enfrentó al resto de componentes del grupo por los derechos de autor de las canciones de Spandau Ballet, y que finalmente le fueron concedidos por la Justicia en 1999.

En 2009 reaparecieron sobre los escenarios, con un disco y una gira, "Reformation Tour", aunque no recuperaron el éxito de antaño, cuando el grupo consiguió ser un fenómeno de fans en Europa.

Kemp defendió que el mayor éxito del documental es que "la directora vio que había pasión en la música", algo que estuvo por encima de la batalla judicial.

Afirmó que el grupo triunfó porque Spandau Ballet acertó al combinar música y moda, una identificación que los jóvenes del momento buscaban pero que hoy, dijo, tienen a su disposición "muchas más cosas con las que identificarse".

La directora del documental explicó que las canciones del grupo son una voz narrativa "que cuenta historias sin tener que hacer el esfuerzo de explicarlas".

Lo más difícil del trabajo, según Hecken, fue trabajar con imágenes de archivo, -con imágenes de los miembros de Spandau Ballet desde que nacieron hasta la actualidad-, que fueron difíciles de conseguir.

Para hacerse con ellas, la directora dijo que tuvo que actuar de "detective", visualizando vídeos antiguos y, a partir de ahí, tratando de ver quién grababa en ellos para conseguir así más material.

"Es mágico", subrayó Hecken de la manera en la que iba recibiendo vídeos, que definió a los integrantes del grupo como "cinco personas diferentes que trabajan brillantemente como grupo".

El vocalista del grupo, Tony Hadley, destacó que el vídeo muestra el panorama musical y cultural de la época de los ochenta y repasa el recorrido de Spandau Ballet desde que nació en 1979, como un grupo de amigos del colegio, hasta las canciones de su último disco, "Once more" (2009).

Lo que más le gustó fue el inicio de la producción, que muestra las imágenes de cuando eran pequeños y cómo desde niños se relacionaron con la música, aunque también destacó la visión general que ofrece del panorama musical y cultural.

Del público italiano, Hadley bromeó con que "en Italia están algunos de los fans más locos".

Spandau Ballet reconoce que "había mucha presión" y se hicieron globales "pero fue difícil"