El Gobierno no cambiará el tanque de tormentas

|

El Gobierno central no modificará el emplazamiento del tanque de tormentas del parque Pablo Iglesias pese a ser conocedor de las discrepancias que existen al respecto. Así lo comunicó ayer el BNG tras recibir respuesta del Ejecutivo a la pregunta formulada por la diputada Rosana Pérez Fernández en relación con esta cuestión.
En la misma se alude a las modificaciones introducidas en el proyecto para minimizar el impacto visual y funcional, que fueron notificadas en su día a técnicos municipales y a las entidades vecinales de Esteiro y Recimil.
El Gobierno justifica la localización del tanque con la existencia previa de infraestructuras hidráulicas y añade que, en concreto, se sitúa en la confluencia del interceptor general  –que será rehabilitado interiormente– con el colector de Río do Tronco. Apunta asimismo que “se certificará la eficacia del sistema de de-sodorización proyectado para el tanque y las medidas de control de ruidos adoptadas”.
Por lo que se refiere al espacio infantil, los juegos y el mobiliario se trasladarán, como se anunció en su día, a otra zona del parque Pablo Iglesias, de forma que se garantice su funcionamiento durante las obras. La zona para niños se mantendrá en este espacio y, además, se recuperará la que existe en la actualidad, sobre el tanque de tormentas, de modo que aumentará la superficie dedicada al ocio de los más pequeños.
Tras recibir la respuesta del Gobierno, el BNG censura que no se planteen alternativas y únicamente se aminore el impacto del proyecto. El portavoz del grupo municipal, Iván Rivas, insiste asimismo en que el Estado es propietario de más de 20% del suelo urbano del Concello y posee terrenos en las inmediaciones del parque, como es el caso de la escuela Antonio de Escaño y el servicio de Repuestos de la Armada, en los que a su juicio podría situarse el tanque de tormentas.
El Bloque señala asimismo que la construcción de estas instalaciones supondrá la destrucción de más de un 10% de la superficie del parque Pablo Iglesias y afectará negativamente a la masa arbórea de la zona. Alude también al impacto estético que supondrá la construcción de un edificio de 14 metros de lado y cuatro de altura. n

El Gobierno no cambiará el tanque de tormentas