El Gobierno local aparca su plan para elaborar una red de estacionamientos disuasorios

El Ideal Gallego-2019-04-08-019-f8d2c256
|

El Gobierno municipal llevaba en su programa la propuesta de diseñar e implantar una red de aparcamientos disuasorios gratuitos que estuviesen conectados con el transporte público y en consenso con los ayuntamientos del área metropolitana para mejorar la movilidad en la ciudad, pero el plan nunca se llegó a abordar en profundidad.

Casi cuatro años después de la llegada de la Marea Atlántica al gobierno en María Pita no trascendieron los pormenores de esta propuesta a pesar de que la movilidad fue uno de los asuntos a los que mayor importancia otorgó el Gobierno local y también uno de los que le acarreó más críticas.

Durante todo el mandato no se expuso ninguna idea sobre esta idea que tiene como objetivo final fomentar el transporte público y eliminar vehículos del centro de la ciudad, dos de las directrices de la Marea en movilidad.

El objetivo del Gobierno municipal era que los particulares dejasen sus vehículos estacionados en lugares estratégicos y de manera gratuita para a continuación utilizar tanto los autobuses urbanos como los interurbanos.

De hecho, la propuesta en el programa de la Marea Atlántica, establece que esta red de aparcamientos disuasorios estaría consensuada con los ayuntamientos del área. Esto se debe a que una de las principales preocupaciones del Ayuntamiento es reducir la cantidad de vehículos que entran a la ciudad a diario desde municipios de los alrededores de la ciudad de cara a mejorar tanto la circulación en las calles como la calidad ambiental en la ciudad, este último un aspecto muy perjudicado por los automóviles.

Una medida que contribuyó a reducir el número de vehículos que acceden cada día a la ciudad desde otros ayuntamientos fue la llegada de los autobuses metropolitanos hasta puntos como la plaza de Pontevedra o Entrejardines. 

El incremento de usuarios en estos autobuses conllevó que entren alrededor de 800 automóviles menos a diario hasta el corazón de la urbe, una cifra insuficiente para mejorar la movilidad de una manera notable.

Expertos en esta materia indican que el efecto del transporte metropolitano podría ser todavía mayor si existiese una verdadera red de aparcamientos disuasorios, por ejemplo, siguiendo el plan sectorial que se elaboró en 2012 para estos espacios y que contenía estacionamientos de este carácter en Riazor, A Sardiñeira, San Cristóbal, campus de Elviña o en el Coliseum, además de varios en el área metropolitana, y de los que solo se ejecutó el de Lonzas. 

Consenso
El de Lonzas fue anunciado durante el anterior mandato y financiado por la Xunta, cuenta con 176 plazas de aparcamiento, costó 566.000 euros y es punto de conexión con tres líneas de bus.

En el programa de 2015 de la Marea Atlántica se estipula que esta medida debería ser consensuada con los ayuntamientos del área metropolitana, junto a los que desde María Pita se trató de configurar un ente supramunicipal para gestionar diversos ámbitos, uno de ellos la movilidad.

Sin embargo, las reuniones del área no dieron lugar a muchos resultados debido a las discrepancias entre algunos de los ayuntamientos y a las dificultades que conlleva crear un organismo de este tipo, para el que necesita, entre otros aspectos, la aprobación por parte del Parlamento gallego. La gestión de los residuos fue uno de los pocos ámbitos en los que lograron acuerdos.

El Gobierno local aparca su plan para elaborar una red de estacionamientos disuasorios