“A Río voy con toda la humildad del mundo”

diario de ferrol-2016-06-30-045-9d65e3eb-p
|



Con 56 años, para Guillermo Rodríguez, el tiro con arco “es una manera de vivir después del accidente, a esto le dedico horas. Soy un currante”. Una dedicación y esfuerzo que le han llevado a convertirse en el único arquero paralímpico español de compuesto “repetidor” en unos Juegos. Con un diploma en Londres 2012 –ocupó la cuarta posición–, Rodríguez afronta su próxima cita en Río “con mucha humildad” y “sin esperara nada”.
Eso sí, sabiendo que ya no es el mismo que hace cuatro años y considerando que “creo que soy mejor tirador ahora que nunca”. El necesario apoyo psicológico y de su familia, amigos, colegas –destacando a Miguel Alvariño, Xaquín Mira y Alberto Blázquez–, Concello y Agrupación Deportiva de Minusválidos ha llevado y lleva a Willy, como así lo llaman sus allegados, a estar donde está, además de contar con “una fuerza de voluntad de hierro”.

- Necesitó de tres preolímpicos para su clasificación ¿Creía que le iba a costar tanto repetir Juegos?
- Cuando vi los criterios para Río y vi las circunstancias de cara a que en un Mundial iban a entregar 16-17 plazas, y luego en todos los eventos de relevancia internacional, tanto para asiáticos, americanos, europeos..., tres plazas más, y otra prueba como la de Nove Mesto, donde nos volvíamos a juntos todos, un pequeño mundial, otras tres plazas... Yo dije, bueno, malo será. Pero es que eso mismo debieron de pensar todos.

- Y ahora, ¿a qué le sabe esa doble presencia?
- Estoy totalmente feliz. Para mi fue dificilísimo. Si te soy sincero, si las condiciones meteorológicas que hubo el día que tiré en Nove Mesto no llegan a existir, yo no tenía a día de hoy la plaza. Porque veía que mis flechas eran muy vulnerables al temporal. El día que tiramos, el cielo cubierto, con amenaza de agua, viento nulo... la meterología nos respetó. Y los cambios de luz casi no se producían. Para mi fue exitoso. Cuando lo conseguí, vino mi compañera –Carmen Rubio–, que lo habíamos conseguido al unísono, y nos fundimos en un gran abrazo y nos cayeron lágrimas a los dos. Es muy ilusionante el hecho de ir a Río. No solo por lo deportivo, sino por mi mismo, por el personal que me ha apoyado, por mi familia y sobre todo por la competición y por el tiro con arco.
Porque verdaderamente he marcado un poquito de historia en la categoría de “pararchery” porque soy el primer español de compuesto que va dos veces a unos Juegos. Y eso para mi es relevante. Que se acuerden de mi y digan “oye, ¿te acuerdas de aquel cojo que le llamaban Willy? Pues ese tío fue a dos”.

- Con la experiencia previa de Londres 2012, ¿sabe ya cómo manejar ese tipo de situaciones?
- A Londres llegué de profano. Yo ahora me notó más tranquilo. Creo que soy mejor tirador ahora que nunca y a Londres llegué allí a ver que pasaba, y a medida que iba tirando la flauta iba sonando, porque yo no tenía la conciencia o el conocimiento de a la gente que iba dejando en la cuneta.
Cuando te empiezas a enterar de que los que han quedado apeados han sido grandes campeones, campeón olímpico en Pekín, Mundial en Turín, etc., dices, mecachis, que bien lo hice. Pero eso viene a ser una presión sobreañadida. En el momento que sabes que te has quitado del medio a una entidad deportiva tan alta quieres brillar a una altura que sea consecuente al logro que realizado, y es muy difícil.

- ¿Y cómo está trabajando su preparación para la cita brasileña?
- La Federación me pondrá en contacto con una psicóloga deportiva e intentaré armonizar cuerpo y mente. Sosegar un poco la cabeza para cuando vienen los momentos de máxima presión. Además tengo la ayuda de Mira y de Blázquez. Y este me da consejos para previsualizar las tiradas De manera que, viéndome ganador, como voy pasando eliminatorias, cuando viene el lance de la competición, de máxima tensión, la presión queda aminorada porque eso yo ya lo viví “virtualmente” el día anterior.
Es una situación que ya no me es totalmente desconocida. Eso en Londres yo no lo hacía. En Londres, llegaba un rival y tenía el corazón a 200 por hora. Ahora las cosas cambian, ahora mi pulso no llega a 70.

- Compartirá condición con Gómez Noya y Miguel Alvariño en Río.
- Yo creo que el pueblo de Ferrol ya sabe que tiene a dos paisanos que van a ir a los Juegos, Javier Gómez Noya y el que habla, y además el pontés Alvariño. Maikel, a cañón con él. Es el “top 1” de toda España y es un chaval que lo vi forjarse en el tiro con arco. Para mi es un gran amigo y puedo vaticinar que casi seguro que va a hacer un podio, es super competitivo.
Es una persona a la que admiro y quiero un montón. Y lo quiero ver ahí en lo más alto. Maikel para mi es un referente a seguir y de hecho ya está marcando tendencia en el Sílex, con Daniel Castro, que acudirá al próximo Mundial. n

“A Río voy con toda la humildad del mundo”