Segundas partes no son nada buenas

|

Faltaban poco más de veinte minutos para el final del encuentro cuando el Celta B marcó el pasado sábado el tanto que le acabaría dando la victoria sobre el Racing, ya que el partido marchaba con empate sin goles. Así que la diana del filial celeste confirmó que el hecho de encajar y, debido a ello, perder en las segunda partes se ha convertido en algo habitual para el equipo ferrolano en lo que va de campeonato. De hecho, de los 27 tantos que hasta ahora ha recibido, 18 han llegado después del intermedio de los 24 choques jugados hasta ahora –es decir, dos terceras partes–.

Por si eso no fuera poco, el último cuarto de hora es el tramo de los partidos en el que el cuadro verde ha encajado más tantos en lo que va de campeonato. Con diez goles recibidos entre los minutos 76 y 90 de sus encuentros, los rivales de la escuadra de la ciudad naval han encontrado en este período un filón del que sacar provecho. Así fue, por ejemplo, como el Guijuelo, el Tudelano o la Mutilvera se llevaron los tres puntos de A Malata, o como el Izarra le dio la vuelta a la ventaja que tenía el Racing.

traduccción
Así que, por lo que ha sucedido hasta el momento, el Racing ha dejado de sumar catorce puntos en función de lo que ha pasado en las segundas partes –la misma puntuación que lo separa de las cuatro primeras plazas, las que clasifican para la fase de ascenso a Segunda–. En el lado opuesto, también hay que tener en cuenta que durante las reanudaciones de los partidos que ha disputado hasta ahora el equipo ferrolano ha sumado diez puntos en relación a los resultados que registraban sus partidos al descanso.

Los segundos períodos de los encuentros, de este modo, se han convertido en la principal fuente de resultados negativos para el Racing en lo que va de campeonato liguero del grupo I.

Segundas partes no son nada buenas