“El trabajo ha sido la clave del éxito del equipo este año”

femenino de baloncesto entre el Universitario y el Perfumerías Avenida
|

La temporada se ha hecho corta. Lo decía el presidente del Star Center Uni Ferrol, Leopoldo Ibáñez, justo al término del último partido de la liga regular y sobre ello insiste también el técnico Lino López que, como sus jugadoras y los aficionados, se ha quedado con ganas de más. Y es que, cuando las cosas van bien es más fácil disfrutar del trabajo y este año al cuadro ferrolano las cosas no le han podido ir mejor. Superando todos los contratiempos que le fueron saliendo al paso, certificó la permanencia con antelación, hizo disfrutar a sus fieles y reclamó un lugar en la elite del baloncesto español. Puede que sus números no fuesen mucho mejores que los del pasado ejercicio –repitió la undécima posición con sólo una victoria más– pero las sensaciones resultaron infinitamente mejores.

- ¿En qué radica la exitosa temporada del Universitario?
- Sin duda, la clave del éxito este año ha sido el trabajo. Teníamos un grupo con gran capacidad de trabajo tanto a nivel físico como técnico, que siempre quería mejorar. Además, era una plantilla muy unida y solidaria, con jugadoras que no miraban sus estadísticas, sino el bien del equipo y eso quedó reflejado en que al final de la temporada hubo muchas de ellas que acabaron con muy buenos números 

- A pesar de que consiguieron la permanencia con mucho margen y de su magnífica clasificación, ese éxito deportivo no oculta que la temporada estuvo rodeada de circunstancias muy adversas.
- Efectivamente. Ha sido una liga complicada en ese sentido y eso hace que tengamos que valorar todavía más ese éxito. Hay que pensar que con la lesión de Becca Mills estuvimos más de un mes y medio sin una jugadora extranjera. Después llegó en Navidad la marcha de Sarah Hammond, hace unas semanas la lesión de Vilma Kesanen... Si para un equipo normal todo eso ya supone un problema, para uno como el nuestro, con pocas rotaciones y sin muchas posibilidades de recambiarlas, todo se hace más difícil. Algo así solo lo supera un equipo que esté muy unido.

- ¿Hubo algún momento especialmente complicado?
- En enero, con Kelley y Davis recién llegadas –bajaron del avión y tuvieron que jugar en Logroño–, perdimos con el Campus Promete en la prórroga, un partido en el que tuvimos dos tiros para ganar y en el que podíamos habernos distanciado de ellas y, sin embargo, nos metimos en puestos de descenso, con un calendario difícil... Ahí podíamos hundirnos o salir adelante y sucedió lo segundo porque otras jugadoras dieron un paso al frente. Esa fue la clave.

- Esas circunstancias favorecieron el crecimiento individual de muchas jugadoras, lo que refleja la propuesta deportiva que avala el Universitario.
- En general, todas las jugadoras han crecido. Gente como Laura Quevedo, María Pérez Araujo, Patri Cabrera, Ana Suárez o Bea Sánchez han tenido un papel importante en un momento u otro. Cuando las jugadoras fichan por el Universitario, casi siempre tienen propuesta económicas mejores que la nuestra, pero nosotros les “vendemos” un proyecto deportivo y de trabajo diario serio y que da sus frutos año tras año y es lo que hace que quieran venir. Siempre tratamos de encontrar la tecla para que cada jugadora tenga su espacio en el campo, que se vean sus virtudes y darles confianza. Este año nos sucedió con Ana Suárez o Laura Quevedo, que ya habían participado en Liga Femenina, pero nunca habían rendido a este nivel.

- Y también quedarse...
- Espero que sí, porque este equipo tiene mucho margen de crecimiento, trabaja bien y hay un buen ambiente. Yo le he dicho al club que me gustaría que siguiesen todas, al menos las nacionales y Vilma Kesanen, pero sé que es difícil porque después de la gran temporada que han hecho, algunas tendrán mejores ofertas. Aunque seguro que van a valorar más cosas que el dinero a la hora de tomar su decisión. Somos un club que no se gasta nunca lo que no tiene, así que si finalmente no puede ser, volveremos a construir el equipo de nuevo, sabiendo que nuestra aspiración siempre es ser competitivo en base al trabajo.

- A nivel personal, esta también ha sido una campaña exitosa para usted. ¿Su futuro pasa por quedarse en el Universitari?
- Yo intento crecer cada año, dar un paso más, aprender de mis jugadoras, de otros entrenadores, de los demás equipos... y más en una liga como esta, que ha sido muy dura e igualada. Creo que estoy en el sitio idóneo para seguir creciendo, porque tengo la confianza del presidente, Leopoldo Ibáñez, y me dejan trabajar. Así que sí, estoy muy satisfecho.

- De forma inmediata, ¿a qué dedicará las próximas semanas?
- Todavía estamos cerrando la temporada, haciendo balance e informes. Además, estamos preparando ya el campus de verano, que alcanza su decimotercera edición –entre finales de junio y principios de julio–  y este año se celebra en Zaragoza el Mundial sub 17 –Lino López participó el pasado diciembre en una concentración como parte del equipo técnico de la selección femenina de la categoría– y estoy viendo vídeos y trabajando en eso.

“El trabajo ha sido la clave del éxito del equipo este año”