La ciudad actúa como altavoz para acusar la situación de los refugiados

centro cívico de Ferrol Vello xornada de refuxiados
|

La Rede Galega en apoio ás persoas Refuxiadas, contando con el apoyo de la coordinadora de Ferrolterra del Foro Galego de Inmigración, celebró ayer en el centro cívico de Ferrol Vello la última de las jornadas programadas en toda Galicia para denunciar el segundo aniversario del cierre de fronteras y el acuerdo firmado entre la UE y Turquía, el “tratado de la vergüenza”.
Uno de los ponentes, Ernesto Maleno, del colectivo Caminando Fronteras, mostró a través de un documental sobre el Trajal la cruda realidad de los que cada día intentan cruzar la frontera sury puso de manifiesto las tres prácticas que las autoridades llevaron a cabo y que se negaron en infinidad de veces: las devoluciones en caliente, las deportaciones –donde puso especial énfasis en la red de trata– y el proceso de externalización de fronteras.
“Como pueblo gallego sabéis lo que es la migración así que tenéis que insistir desde aquí en que defender el derecho a la vida no es un delito”, indicó.
La integrante de la organización activista sirio-gallega, Fadeli Chami, mostró a los presentes la dura realidad de dos familias de sirios que viven actualmente en Lugo y Sarria y otra en Valga –el gobierno gallego asegura que hay 190 refugiados en Galicia actualmente– y quiso denunciar que el programa pensado para estos casos no se está llevando a cabo debidamente, provocando que muchas de estas familias se encuentren sin recursos. “La conclusión que sacamos es que aquí no están preparados para recibir refugiados”, indicó, al mismo tiempo que aseguró, que muchas personas están optando por irse a países donde el programa funciona mejor como es el caso de Alemania.
El integrante de la Red Solidaria de Acogida de Madrid, Alessandro Forina, insistió en que, aunque “el sistema de asilo de España es de los peores de la UE, cuando presionas y la lucha en conjunto es constante los ayuntamientos pueden hacer cosas”.
Por último, la concejala de Benestar Social del Concello de Ferrol, Saínza Ruíz, hizo hincapié en la disminución de la ayuda europea desde 2010 para los municipios –puso como ejemplo que, anteriormente había 10 funcionarios trabajando en un equipo en favor de los migrantes y ahora dos– y aseguró que, a pesar de contar con el segundo parque de viviendas públicas más grande de España e indicar al gobierno cuantas casas tenían disponibles para estos casos. "Nos vemos en estado de indefensión porque se creó una expectativa y vinieron muchas familias a ofrecer su vivienda y nunca supimos nada más; falta información", declaró. l

La ciudad actúa como altavoz para acusar la situación de los refugiados