Más de la mitad de los gallegos cree que podrá jubilarse a los 65 años

|

Pese a las noticias que apuntan a la mala situación en que se encuentra la hucha de las pensiones, los gallegos siguen con una visión positiva sobre su futuro: más de la mitad, un 55%, tiene pensado jubilarse a los 65 años o antes. En contraste con esta expectativa, tan solo el 23% ahorra de forma habitual para cuando deje de trabajar, un porcentaje sensiblemente inferior a la media nacional (27%) y a la internacional, donde el 38% afirma ahorrar para su retiro.


Esta es una de las conclusiones más llamativas que ofrece el último Estudio de Preparación para la Jubilación 2016, realizado por Aegon en 15 países, que se dio a conocer el mismo día en la que la ministra de Empleo y Seguridad Social,  Fátima Báñez, planteó como compromiso del Gobierno para la próxima legislatura, hacer compatible el cobro del 100 % de la  pensión con el empleo, con el único requisito de haber llegado a la edad ordinaria de jubilación, los 65 años.


En esta línea, el sondeo indica que el 24% de los gallegos optaría por una jubilación flexible (compatibilizarían la pensión de jubilación con trabajo a tiempo parcial), mientras que un 12% tiene previsto seguir trabajando activamente más allá de su edad de jubilación con un horario laboral completo.


A pesar de la falta de planificación, el 38% de los encuestados gallegos confía en retirarse los 65 años, mientras que el 17% piensa que podrá hacerlo incluso antes. Por su parte, un 37% cree que se jubilará en la franja comprendida entre los 66 y 69 años, y el 7% restante piensa que tendrá que posponer su jubilación a los 70 años o más.


Los gallegos, según el análisis de Jaime Kirkpatrick, consejero delegado de Aegon España,  tienen unas expectativas para su jubilación que no se corresponden con su nivel de ahorro. 


“Esta falta de previsión puede provocar que, para mantener su nivel de vida habitual durante el retiro, se vean obligados a trabajar más allá de la edad estipulada”, dijo Kirkpatrick. n

 

Más de la mitad de los gallegos cree que podrá jubilarse a los 65 años