Las explicaciones de Barberá no la salvan de que el PP le abra expediente

|

La exalcaldesa de Valencia y senadora del PP, Rita Barberá, quien ayer dijo que declarará ante el juez que investiga el presunto blanqueo de capitales en el grupo municipal popular del Ayuntamiento, no se “salvará” de ser expedientada por su partido, junto a los afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Consistorio valenciano.

Así lo anunció el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo, quien dijo que el Comité Nacional de Derechos y Garantías del partido va a abrir un expediente informativo a los afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia, incluida la exalcaldesa Rita Barberá, quien por la tarde reapareció en el Senado rodeada de una multitud de periodistas que no le dejaban avanzar por el pasillo y sin querer hacer declaraciones.

Por la mañana, Barberá había ofrecido una rueda de prensa en Valencia en la que defendió su inocencia asegurando que “nunca se ha amañado” en los 24 años de su gestión un contrato en el Ayuntamiento. A pesar de esas y otras declaraciones exculpatorias y de asegurar que colaborará “incondicionalmente con la justicia” el PP ha decidido abrir un expediente lo cual ya se le ha comunicado a la exalcaldesa.

Diferencias de criterio

Al ser preguntado si abren ese expediente para calmar al partido, Martinez-Maillo señaló que lo hacen “por coherencia” y aseguró que es “lógico y normal” tomar ahora esa decisión de abrir un expediente. “El expediente afecta a mucha gente que forma parte de ese procedimiento judicial, no solo afecta a Rita Barberá”, declaró Maillo en los pasillos del Congreso de los Diputados, donde aprovechó para negar que exista “ningún tipo de diferencia” dentro del PP en relación con este asunto, después de que Rajoy haya confesado estar “tranquilo” por los pasos de Barbera mientras que dos miembros de la cúpula del PP, Javier Maroto y Pablo Casado, tildaban de “insuficientes” las explicaciones de la exalcaldesa.

Así, el responsable de Organización del PP situó en el ámbito de la “opinión personal” las palabras del vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, y del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, quienes consideraron insuficientes las explicaciones de Barberá.

En su comparecencia pública, la exregidora señaló además que no va a dimitir y que “absolutamente nadie” le ha solicitado que dé un paso atrás, al tiempo que reveló que había mantenido una conversación “muy amable” con el jefe del Ejecutivo sobre este asunto.

La que fuera primera edil de la capital del Turia echó también mano de documentación que llevaba en un portafolio para ejemplificar las irregularidades que, a su parecer, hay en otras formaciones. Barberá dijo que lamenta “profundamente” la imputación a 50 concejales, exediles, asesores y exasesores del grupo parlamentario popular en el Ayuntamiento y advirtió de que esa imputación “puede quedar también en nada”. Barberá manifestó que ella delegaba competencias e ironizó con que si se “suponía que yo tenía que ser como Dios” y “saber todo”.

Respecto a si los ediles investigados han de entregar el acta, Barberá aseguró que se tendría que hacer “cuando lo manden los estatutos”, que fijan la línea en la apertura del juicio oral. “Estoy absolutamente de acuerdo y soy obediente con los estatutos”, zanjó.

Las explicaciones de Barberá no la salvan de que el PP le abra expediente