El cierre de Dental Galiano deja en la estacada a trabajadores y pacientes

La clínica ya no abrió sus puertas esta semana y el miércoles 16 fue el último día que ofreció sus servicios | D. alexandre
|

Nada hacía pensar ni a pacientes ni a los propios empleados de la clínica Dental Galiano el pasado miércoles 16 que ese sería el último día de actividad del centro. Todo apunta a que el propietario de la clínica, Juan Manuel Castro Seijas, tenía otras intenciones cuando les comunicó a sus empleados que tras el festivo de las Letras Galegas harían puente y no abrirían el viernes 18. La sorpresa se la llevaron sus empleados ya el domingo cuando a través de un mail, del que no obtuvieron respuesta alguna, se les comunicaba el cierre de la clínica. No obstante, y pese a esa información que les había llegado, los empleados no daban crédito y a pesar de ello se presentaron el lunes en su puesto de trabajo pero las puertas estaban cerradas y sin posibilidad de acceder al interior de las instalaciones de la calle Galiano número 41.

Esta forma de actuar, calificada por el propio presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de A Coruña (Icoec) José María Suárez, “ha sido vil y cruel con empleados y trabajadores”. Además, parece ser que en las últimas semanas la actividad era la de siempre y, por lo tanto, se seguían contratando y financiando nuevos tratamientos. “Si tienes pensado cerrar no te comprometes a hacer nuevos tratamientos, esta forma de actuar no responde a lógica y todo a punta a que se trata de una estafa en toda regla”, sostiene el presidente del Icoec. Precisamente estos últimos no vieron indicios en ningún momento de que el cierre de la clínica pudiera ser inminente, de ahí que la sorpresa que se llevaran fuera mayúscula y totalmente inesperada.

Fueron los propios trabajadores los que pusieron en conocimiento del colegio profesional lo que había ocurrido en el centro, y rápidamente se movilizaron para hacer valer tanto los derechos de los pacientes como de los profesionales que se encargaban de la clínica; cuatro odontólogos y dos higienistas dentales. Con respecto al personal, los pacientes aseguran que se trataba de personas “encantadoras y muy profesionales que nos trataron genial en todo momento”, asegura una de las afectadas.
Hasta la fecha se desconoce el número exacto de pacientes afectados, pues muchos de ellos no sabrán aún que la clínica ha cerrado. No obstante, desde la presidencia de Icoec sostienen que “todo parece indicar que van a ser muchas personas las que resulten afectadas finalmente”.

Recomendaciones 
Desde el Colegio de Odontólogos de A Coruña trasladan toda su solidaridad a los afectados a los que brindan todo su apoyo y asesoramiento en todo lo que necesiten, poniendo los servicios jurídicos del Colegio a su disposición para “emprender cuantas medidas legales sean necesarias”. Asimismo, animan a los afectados a contactar con ellos presentando la oportuna reclamación, si bien también podrán hacerlo ante cualquier organismo de defensa de sus derechos como usuarios y consumidores.

Desde el colectivo recuerdan a los pacientes que tienen derecho a tener acceso a sus historias clínicas que debieran estar custodiadas en el propio centro y que de no ser así se incurría además de un delito penal. Además, hacen saber a los afectados que tienen derecho también a que sus tratamientos “sean finalizados en las mismas condiciones en que han sido contratados, especialmente cuando se han cobrado previamente o a través de financieras”. Asimismo, desde el Colegio reivindican una vez más la figura del odontólogo como titular de la clínica dental como único medio a tener en cuenta para evitar situaciones como esta.

Por otra parte, una de las afectadas asegura que vecinos de la calle Galiano vieron al propietario de la clínica “retirar documentación del centro los últimos días”. 
José María Suárez asegura que en los próximos días tienen previsto reunirse en Ferrol con los afectados para estudiar cada caso y emprender acciones.

El cierre de Dental Galiano deja en la estacada a trabajadores y pacientes