Un triunfo para volver al buen camino

fútbol entre el Racing y el Avilés
|

El Racing volvió al buen camino, ese que pareció descubrir con su goleada ante el Oviedo y del que se alejó tras la derrota que sufrió la semana pasada frente al Sporting B. La victoria que ayer consiguió sobre el Avilés así lo confirmó, porque el equipo ferrolano completó noventa minutos a un buen nivel y eso le permitió anotarse los tres puntos. Su triunfo, incluso, pudo haber sido más holgado si estuviese más acertado a la hora de definir ante la portería contraria, pero lo importante es que el cuadro verde aseguró la victoria que, de nuevo, lo coloca en el trampolín para empezar la escalada hacia los puestos altos de la tabla clasificatoria los que todavía confía en llegar.
Casi no se habían asentado los dos equipos sobre el terreno de juego cuando el Racing se encontró con un penalti después de que Pablo Rey fuese derribado en la primera llegada del cuadro verde a la portería contraria.  La ocasión le sirvió a Joselu para estrenar su cuenta realizadora de la campaña y, de paso, poner enseguida en ventaja al equipo ferrolano para no tener que pasar por la incertidumbre de vivir en el choque sin estar por delante.
Pero, en realidad, el Racing tuvo el partido bastante controlado durante la primera parte y solo le faltó ser más efectivo delante de la portería rival para encarrilar más la victoria. Sin embargo, Antonio, Dalmau –en un par de oportunidades–, otra vez Joselu y Pablo Rey no fueron capaces de resolver las oportunidades, más o menos claras, que tuvieron delante del meta visitante para traducir la superioridad local sobre el terreno de juego. En cambio, el Avilés sacó el máximo provecho poco antes del descanso a su primera gran opción y, gracias al tanto de Adrián León con un remate por bajo desde el interior del área, se marchó al intermedio con empate.

dominio
No cambió en la segunda parte el espíritu misericordioso del Racing delante de la portería rival, porque en menos de diez minutos de este segundo acto generó un par de ocasiones que no se convirtieron en gol cuando esto parecía lo más fácil. Pero ni Vela –en un mano a mano ante el portero rival– ni Joselu –que debía ser el encargado de culminar una acción ofensiva del cuadro verde– fueron capaces de transformar este par de ocasiones y los nervios, por esa razón, empezaron a hacer acto de aparición.
La superioridad del equipo ferrolano era evidente, pero su falta de acierto ante la portería contraria era la que ocasionaba que no fuese por delante en el marcador. Esa situación derivó en que el Racing comenzase a bajar su rendimiento y su llegadas a la portería rival empezasen a escasear. Entonces, cuando peor empezaban a pintar las cosas para el cuadro verde, apareció Dani Rodríguez, que culminó su espectacular partido con un disparo desde la frontal que el meta visitante no fue capaz de atrapar a pesar de que llegó antes a tocarlo.
Este tanto terminó de “romper” el partido, porque el Avilés pasó a buscar la porterá visitante con el ímpetu que no había mostrado hasta entonces. Un disparo de Cristian, un golpe franco lanzado por Abraham que Mackay desvió “in extremis” y un cabezazo de Borja García que se fue por encima de la meta racinguista fueron sus mejores opciones ante un cuadro verde que, de todas maneras, no pasó por excesivos apuros para mantener la renta y retener el triunfo. Esa fue la manera de conservar una victoria que vale su peso en oro.

Un triunfo para volver al buen camino