La mesa de diálogo profundiza las tensiones internas entre ERC y JxCat en el Govern catalán

El expresidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont, durante el acto del Consell de la República en Perpignan (Francia) a 29 de febrero de 2020. INDEPENDENCIA;FRANCIA;ESPAÑA David Zorrakino / Europa Press 29/02/2020
|

En pleno clima de precampaña de unas elecciones catalanas a las que el president Quim Torra aún no ha puesto fecha, la activación de la mesa de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno de Pedro Sánchez ha ahondado los recelos entre el expresidente Carles Puigdemont y ERC.

La mesa de negociación, fruto del acuerdo de investidura sellado a principios de enero por el PSOE y ERC, nunca ha acabado de convencer a JxCat, que pone el acento en la desconfianza del independentismo hacia el Estado, y de ahí su insistencia en la presencia de un mediador que certifique los acuerdos que puedan alcanzarse.

Días después del deshielo entre la Generalitat y el Gobierno escenificado en Madrid, sin embargo, la vía del diálogo fue blanco de las críticas en el multitudinario acto que congregó a miles de independentistas este sábado en Perpiñán, en apoyo a Puigdemont. El político de JxCat llamó ayer a preparar un “escenario B” en caso de que la negociación con el Estado fracase sin renunciar a la vía unilateral, opción que no ha abandonado pese a considerar que debe ser el último recurso.

Puigdemont evitó el sábado aludir a la mesa de diálogo y llamó a las bases independentistas a prepararse para “la lucha definitiva”, pero ayer sí se ha referido a ello, para rebajar expectativas.

“El “sit and talk” (sentarse y hablar) no puede ser un ‘wait and see’ (esperar y ver), tiene que ser las dos cosas”, advirtió en Catalunya Ràdio Puigdemont, según el cual hay que “estar en estado de preparación, que quiere decir a veces movilización, a veces acciones de desobediencia o empoderamiento de la sociedad”.Inisitó en que su apuesta pasa por celebrar una consulta como el que hizo Montenegro en 2006

En respuesta a los mensajes contra la mesa de diálogo escuchados en Perpiñán y a las palabras de ayer de Puigdemont, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, advirtió a JxCat de que “sería un error” y “una irresponsabilidad” contraponer la negociación con el Estado a “la movilización” de la ciudadanía catalana, ya que ambas cosas, ha dicho, “son compatibles y complementarias”.

Vilalta reprochó a JxCat que “tiempo atrás” reivindicara el “sit and talk”, “porque creían que era imposible que tuviera lugar una negociación de gobierno a gobierno”, y en cambio, “ahora que existe, dicen que no sirve para nada”. Vilalta insistió en que la mesa es una oportunidad para avanzar hacia la independencia.

La mesa de diálogo profundiza las tensiones internas entre ERC y JxCat en el Govern catalán