El Racing se reencuentra a lo grande

Seoane celebra el tanto con el que el Racing se puso por delante en el marcador | daniel alexandre
|

El mejor partido de la temporada le dio al Racing la victoria más necesaria. La goleada con la que el equipo ferrolano resolvió el encuentro que ayer lo enfrentó al Coruxo confirma que sigue haciendo las cosas bien –muy bien por momentos– y que, a poco que acierte ante la portería contraria, ganará con regularidad. Fue lo que hizo en esta ocasión tras una brillante primera parte, en la que marcó dos goles y dispuso de ocasiones para anotar más, y en la que contuvo a su adversario en los inicios del segundo período para resolver gracias a la calidad de sus futbolistas.

Salió el Racing con la intención de resolver el partido por la vía rápida. A base de ritmo a la hora de combinar la pelota y de intensidad a la hora de presionar, el equipo ferrolano fue coleccionando acercamientos que llevaron peligro a la portería del Coruxo. Alguno, como una de las muchas llegadas de Pumar por la banda izquierda, se cortó con una falta que debió ser castigada con penalti y no lo fue. Otros, no se resolvieron por al acierto del meta visitante –un mano a mano que Joselu no llegó a zanjar o una volea de Elsinho desde fuera del área que el meta desvió a córner– o por falta de puntería racinguista –un chut fuera de Fer Beltrán u otro de David Rodríguez al rematar la enésima colada de Pumar–.

Sin apenas noticias del Coruxo, la insistencia del Racing encontró el premio que buscaba a los veinte minutos cuando Seoane se orientó hacia la portería contraria tras recibir un pase largo y disparó con la izquierda para colar la pelota por la escuadra de la portería del cuadro visitante. Este tanto, además, no relajó al equipo ferrolano, que siguió llegando con regularidad a la meta contraria –David Rodríguez, solo ante la portería contraria, no acertó a transformar, lo mismo que Álex López con un disparo desde fuera del área–. Así que el segundo gol racinguista –marcado por Elsinho al cabecear un saque de esquina– era lo más lógico en vista del desarrollo del partido. Fue la manera en la que se llegó al descanso, con el choque decantado.

Reacción
No le quedó más remedio al Coruxo que estirar sus líneas y por eso el equipo vigués salió con la intención de jugar lo más cerca posible de la portería rival. Esta declaración de intenciones, sin embargo, también le sirvió al Racing para darse cuenta de que tenía que seguir jugando lo más cerca posible al nivel al que había dado en la primera parte. De todas maneras, el cuadro visitante sí llegó al área racinguista con peligro y tuvo la ocasión de reducir distancias si, tras una acción a balón parado, unas manos de la zaga local a remate de un jugador visitante lo hubiesen favorecido con un penalti.

Pero no fue así y, por contra, el Racing encontró aire con su tercer tanto, anotado por Álex López al empotrar en el fondo de la portería visitante una pelota suelta en la frontal. Además, casi de inmediato llegó el cuarto tanto, en el que el brasileño Nathan Palafoz, a menos de un cuarto de hora para el final del partido, completó una jugada por la izquierda de Dani Nieto. Fue la acción que redondeó el encuentro, porque a partir de ahí ni unos ni otros ofrecieron prácticamente nada, porque el marcador ya lo dejaba todo prácticamente dicho.

El Racing se reencuentra a lo grande