Un derbi de necesidades

|

Aunque tradicionalmente el derbi entre Racing y Pontevedra era el de dos escuadras en lucha por estar lo más arriba posible en la tabla clasificatoria de su grupo de la categoría de bronce nacional, el que los enfrenta esta tarde –17.00 horas, A Malata– es algo diferente. Esta vez es solo el cuadro granate el que está en la zona alta –ocupa la cuarta posición–, y lucha por clasificarse para la promoción de ascenso a Segunda. Por su parte, el ferrolano se encuentra en la zona media-baja –luce la duodécima plaza–, pero con solo un punto de renta sobre las plazas que acarrean peligro de perder la categoría. Así que, a pesar de que las situaciones sean bastante diferentes, la necesidad por ganar es la misma.
Cinco jornadas acumulan sin ganar Racing y Pontevedra que, por eso, esperan que este partido sea el de la vuelta a la senda de la victoria. El equipo ferrolano desea, además, volver a la dinámica triunfadora cuando ejerce de local y, sobre todo, a falta de catorce partidos para acabar la liga regular, acercarse cuanto antes a sellar su continuidad en la categoría. Mientras, el conjunto de la ciudad del Lérez confía en volver al camino que, desde el principio de la competición, le hizo situarse entre los mejores de la tabla.

asuencias
Además de por la necesidad, este derbi estará marcado por las bajas con las que se presentan tanto Racing como Pontevedra. En el bando local, la falta de Pablo Rey priva al cuadro verde de un seguro de vida a balón parado y una de las mejores conexiones entre el centro del campo y la delantera. En el visitante, en cambio, la del delantero Mario Barco se ha confirmado en las últimas semanas como fundamental en el funcionamiento de un equipo que, sin su máximo realizador, acumula cinco jornadas sin marcar.
A pesar de estas ausencias, los dos contendientes disponen de argumentos de sobra como para buscar la victoria y, de esta manera, poner punto final a su mala racha. Es el premio que ambos buscan en un partido que tendrá el aroma de los derbis clásicos de ambos en Segunda División B.

Un derbi de necesidades