“Necesitamos una victoria que nos refuerce”

Copia de Diario de Ferrol-2013-10-11-039-a3b4d9a2
|

Las sensaciones que desprende el juego del Racing son totalmente distintas a la que provocan sus resultados. El equipo ferrolano ha sido superior a todos sus rivales en las siete jornadas disputadas... pero solo tiene siete puntos en su casillero. De ahí que le urja conseguir una victoria para acabar con las dudas que se desprenden de su situación clasificatoria. Así lo reconoce el entrenador del cuadro verde, José Manuel Aira (Ponferrada, 1976), que considera que la visita del líder Zamora es la mejor ocasión para ello.

- ¿Es aún demasiado pronto para considerar la próxima cita como una final?
- El hecho de calificar partidos como finales viene derivado de las urgencias que se viven en el fútbol. Es cierto que necesitamos una victoria pronto y sobre todo en casa, donde todavía no la hemos conseguido, pero desde la tranquilidad con la que hay que afrontar siempre los encuentros, porque las prisas no ayudan para nada a hacer las cosas bien.

- ¿Enfrentarse al líder de la categoría es la mayor motivación que puede haber?
- Es un partido atractivo e interesante para todos los que estamos en el Racing. Viene el que, hasta el momento, porque ya veremos si es capaz de aguantar el ritmo que lleva, es el mejor equipo de la categoría, algo que ha demostrado con hechos y resultados. No existe mayor motivación que enfrentarte al mejor para hacer un gran partido y lograr la primera victoria en casa de la competición que tanto buscamos.

- ¿Conseguir una victoria sería especialmente importante a nivel psicológico?
- Cualquier victoria que consigamos ahora va a tener gran importancia psicológica a nivel de confianza, para seguir creyendo en lo que hacemos. Necesitamos un triunfo que nos refuerce.

- ¿Cree que el Zamora, después de siete jornadas, es ya una realidad en la liga?
- El Zamora es una realidad y está en el liderato porque hace las cosas muy bien. Es un equipo que tuvo un traspié importante hace quince días en Santiago, donde no estuvo a su nivel pero, a partir de ahí, reaccionó de una manera contundente ganándoles 6-0 al Celta B y eso habla de un equipo hecho, con empaque, muy organizado a nivel defensivo y, sobre todo, que tiene una moral y una confianza por las nubes.

- ¿La manera en la que llegaron los últimos resultados ha causado desánimo?
- No. Jugadores y técnicos tenemos una confianza enorme en lo que estamos haciendo y no hay ningún tipo de duda de que estamos en el buen camino para conseguir victorias y sumar de tres en tres. Lo que tenemos que hacer es mejorar lo que no hacemos bien, perfeccionar nuestro modelo y, a través de esa perfección, sin bajar la intensidad durante los noventa minutos, llegará ese triunfo. Lo positivo de no conseguir los tres puntos en Guijuelo es que durante sesenta minutos, más los finales, fuimos superiores... y eso es más tiempo que en jornadas anteriores. Eso significa que el equipo va ganando empaque, confianza, va creciendo.

- ¿Se pueden corregir cosas cuando en los encuentros se hace casi todo bien?
- Por supuesto. Trabajamos sobre el partido anterior y siempre hay errores. Por ejemplo, el segundo gol que recibimos la semana pasada viene por estar demasiado atrás, defendiendo con una línea de seis, por acumulación en vez de por calidad, porque no defendimos bien los espacios. Estamos trabajando sobre las basculaciones defensivas, salir rápido a presionar al contrario para que este no sea capaz de meterte atrás y no dejarle tanto espacio... Son cosas que hay que perfeccionar y hacer mejor para cometer los mínimos errores. Además, la semana se aprovecha para incidir en lo que haces bien y mejorarlo.

- ¿Qué la parece que el Racing rinda a buen nivel pese a la ausencia de algunos de sus mejores jugadores?
- Desde que se cerró la plantilla he dicho que nos habría gustado ser 18 o 19, pero estoy muy contento porque los que hay, además de Carlos López, están a un nivel alto y pueden competir perfectamente en esta categoría. Se está demostrando que la capacidad del equipo no se ve mermado si falta cualquier jugador. Para este domingo tenemos las dudas de tres piezas importantes, Manu Barreiro, Dani Rodríguez y Pablo Rey, pero la semana pasada ya no estuvieron Dani ni Pablo y el equipo compitió, le plantó cara al rival. Eso es muy positivo y a mí como entrenador me da tranquilidad. Pero ojalá estuviéramos todos, porque eso subiría el nivel de competitividad en los entrenamientos y también se vería reflejado en los partidos.

“Necesitamos una victoria que nos refuerce”