Esteiro se convierte en el barrio más accesible con 37 nuevos pasos peatonales

Obras calle Taxonera
|

Con la conclusión de la adecuación de 37 pasos peatonales en diferentes puntos del barrio de Esteiro se consigue hacer de esta zona la más accesible de Ferrol para todos los peatones, incluidos aquellos con movilidad reducida. Las alturas de las aceras y el cumplimiento de la normativa es una de las asignaturas urbanísticas pendientes en la mayoría de los barrios de la ciudad, aunque ahora se ha paliado al menos en uno de los barrios más poblados, el de Esteiro.
 Las obras, con un coste de unos 60.000 euros, forman parte de un plan de accesibilidad más completo, que abarca 200 pasos peatonales en la ciudad, y que tendrá una nueva fase una vez que se apruebe el proyecto en la Diputación y se adjudiquen las obras por parte del Concello.
Estos primeros 37 pasos han supuesto una mejora para el colectivo de personas con movilidad reducida y, en este sentido, desde la Asociación Diversidade Funcional –Diverfec– se ha colaborado en todo momento con el área de Urbanismo, tanto para llevar a cabo el proyecto o elegir las zonas como para supervisar los resultados.
Ayer, la responsable municipal María Fernández Lemos, acomapañada de técnicos de Urbanismo y del representante del Diverfec, José Díaz, visitaron el resultado de algunos de los accesos peatonales, realizados a cota cero y que, en cumplimiento de la Orde de Vivenda, cuenta con un pavimento de señalización, tanto de atención como de peligro, que a modo de botones en la acera y de rugosidad en el pavimento, orientan tanto a personas con movilidad como con visión reducida. 
Las obras, como explicó la concejala de Urbanismo, han supuesto la igualación del nivel de la acera y la calzada, para evitar el escalón que existe en la mayoría de los pasos. Además, el área de Urbanismo modificó el proyecto anterior, en que tan solo se incluía la obra civil, porque se consideró conveniente que se simultaneara en la ejecución tanto el pintado como la señalización vertical.
Las obras comenzaron el pasado mes de febrero y afectaron a  los barrios de Esteiro y parte de Recimil. Precisamente en esta zona se puso solución a los pasos elevados para reducción de velocidad de vehículos, que habían dado lugar a algunos accidentes, incluso uno de ellos mortal.

Esteiro se convierte en el barrio más accesible con 37 nuevos pasos peatonales