Tres gestoras británicas decretan un corralito ante la retirada de inversiones

Britain's Home Secretary Theresa May attends a press conference in London, Britain, June 30, 2016. REUTERS/Dylan Martinez
|

La incertidumbre provocada en los mercados por la victoria del Brexit en el referéndum del pasado 23 de junio sobre la permanencia del Reino Unido en la UE ha desencadenado una avalancha de solicitudes de reembolso por parte de los inversores, lo que se ha traducido por el momento en la suspensión de la negociación de tres fondos inmobiliarios, incluyendo los de las aseguradores Aviva y Standard Life, así como el de la gestora M&G Investments.

El propio Banco de Inglaterra (BoE) reconoció en el informe de estabilidad publicado ayer por su Comité de Política Financiera que uno de los mayores riesgos derivados del Brexit para la economía británica está relacionado con la exposición al sector inmobiliario, particularmente en el segmento comercial, ante la perspectiva de que la salida del Reino Unido de la UE pueda restar atractivo a Londres como destino de inversión.

Además, en su informe, el Comité reconoce que “existen evidencias de que algunos riesgos han comenzado a cristalizar” tras el resultado del referéndum y advierte de que la perspectiva actual para la estabilidad financiera del Reino Unido “es difícil”.

De hecho, la aseguradora Standard Life sembraba el temor en los mercados al anunciar el lunes la suspensión de la negociación de su fondo Standard Life Investments UK Real Estate Fund, dotado con 3.420 millones de euros, a raíz de las “excepcionales circunstancias en los mercados”. Standard Life explicó que la decisión de suspender la negociación de este instrumento fue adoptada como consecuencia del incremento en el número de solicitudes de reembolso recibidas tras conocerse el resultado del referéndum sobre la UE.

En este sentido, la entidad destacó que “la suspensión fue requerida para proteger los intereses de todos los inversores en el fondo”, subrayando que terminará “tan pronto como sea posible” y será revisada cada 28 días.

Por su parte, la aseguradora Aviva bloqueaba la negociación de su fondo de inversión inmobiliaria Aviva Investors Property Trust, dotado con 2.124 millones de euros, ante la falta de liquidez provocada por el elevado número de peticiones de venta a raíz de la incertidumbre en los mercados tras la victoria del Brexit.

“Recientemente hemos experimentado un volumen más alto de lo normal de solicitudes de reembolso, lo que, combinado con las difíciles condiciones de los mercados en vista del sentimiento de los inversores a raíz del referéndum sobre la UE, ha reducido la liquidez del fideicomiso”, indicó la mayor aseguradora del Reino Unido. En este sentido, Aviva precisó que se ha adoptado esta decisión para salvaguardar los intereses de los actuales inversores del fondo y confía en que la medida permitirá gestionar la situación de manera más razonable y controlada.

La entidad explicó que pretende tomarse algo de tiempo para buscar precios más competitivos a los que llevar a cabo la venta de propiedades, lo que conlleva la suspensión de la negociación del fondo hasta que haya aumentado la liquidez del mismo.

Casi simultáneamente, los mercados conocían la decisión de la gestora de activos M&G Investments de suspender temporalmente la negociación de las acciones de M&G Property Portfolio como consecuencia del incremento en las peticiones de reembolso recibidas y la incertidumbre del sector inmobiliario británico.

Las dudas sobre el potencial impacto de la victoria del Brexit en el sector inmobiliario se trasladaron en forma de fuertes caídas en la Bolsa de Londres para los valores relacionados con el sector.

Tres gestoras británicas decretan un corralito ante la retirada de inversiones