El código ético establece el cese de los cargos públicos que acepten regalos

Rueda y Feijóo conversan durante la reunión del Consello da Xunta de ayer en Santiago
|

El código ético anunciado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, recoge el cese de todo aquel cargo autonómico que acepte regalos. Así lo indicó ayer el propio Feijóo quien destacó que el documento, que será aprobado este mes, contribuirá a solucionar algunas “lagunas” normativas que en su opinión hay en las leyes actuales o en su interpretación.

Feijóo explicó tras el Consello da Xunta que es el primer código de estas características de Galicia y que servirá para determinar exactamente determinados aspectos que dependen más del criterio y la voluntad personal que de cuestiones regladas.

De este modo, se prohibirá lo que se entienden por regalos y se regulará de modo restrictivo lo que se entiende por cortesía institucional, ya que no puede haber “ningún margen para que un cargo público se valga de su posición para obtener ventaja para él o su entorno”.

El código será de aplicación al presidente, conselleiros, directores xerais, altos cargos, personal eventual y de gabinete y también a funcionarios. En el caso de los no funcionarios, la aceptación de estos regalos conllevará el cese. Y, en el caso de funcionarios, se le aplicará el régimen sancionador correspondiente.

Habrá una “pieza separada” en cuanto al personal sanitario, sobre todo facultativo, ya que la formación quedará al margen de este código. Esto es, explicó el presidente, porque hay convocatorias para participar en ponencias, congresos y ensayos médicos que influyen en la formación del personal y eso hay que garantizarlo, indicó. No obstante, este personal tampoco podrá recibir regalos personales. Además, las empresas deberá aceptar estas normas si quieren contratar con la administración.

Preguntado por las diferencias con las leyes, consideró que la jurisprudencia s demuestra que hay “lagunas” con las que esta norma acaba, al margen de que se apliquen las leyes.

Insistió en que su posición para exigir la dimisión por corrupción es “la misma”: Si hay medidas cautelares cesará. Si no es por corrupción, sino por expediente administrativo, “habrá que estar a cada caso”, para evitar que se acepte algo injusto. 

El código ético establece el cese de los cargos públicos que acepten regalos