La incursión vikinga al puerto de Redes superó las previsiones en su octava edición

redes asalto vikingo
|

Alrededor de doscientas embarcaciones de todo tipo y categoría, desde botes con motor hasta canoas hinchables y flotadores, se hicieron ayer a la mar en la playa fenesa de Río Castro, en la parroquia de Limodre, para realizar su anual incursión al puerto vecino de Redes. La flota “vikinga” alcanzó la costa aresana después de las seis de la tarde y sin grandes dificultades conquistó la plaza y cumplió su objetivo de llevarse secuestrado a un lugareño.
En esta ocasión, el joven vecino de Redes conocido como “Jerónimo” se convirtió sin esperarlo en el botín de los vikingos. Los piratas de Redes no pudieron hacer otra cosa que seguir a los invasores de vuelta a la playa de Río Castro y compartir con ellos la fiesta que se prolongó hasta altas horas de la madrugada.
La VIII edición de la Invasión Vikinga a Redes contó ayer con una meteorología favorable y superó con creces el número de 1.300 participantes. El evento, que comenzó en 2005 por la iniciativa espontánea de un grupo de vecinos, se ha convertido ya en una de las citas de referencia del verano en Ferrolterra y cuenta, además de con el entusiasmo de los habitantes y los veraneantes de la zona, con la presencia de cada vez más personas de otros puntos de la comarca y de Galicia.
La juerga cuenta con todos los alicientes. Recreación teatral e incluso cómica tanto por parte de los vikingos como de los piratas y un ambiente de camaradería que siempre resuelve favorablemente la contienda. Los participantes pagan 20 euros que les dan derecho a una camiseta conmemorativa, testimonio de su presencia en el evento, y una cena abundante a base de churrasco, empanada, postre, café y un amplio capítulo de bebidas.
Además, la fiesta se adereza con música. Por la mañana ya actuó Carlos Rey en una sesión vermú y por la noche lo hizo también el grupo On the Band.

La incursión vikinga al puerto de Redes superó las previsiones en su octava edición