“Quería que las mujeres tuvieran voz en un ámbito que siempre fue masculino”

La obra ha sido publicada por la Editorial Liceus jorge meis
|

La licenciada en Humanidades Arantxa Serántes López (Ferrol, 1982) viene de publicar su tesis doctoral “Rosalía de Castro y María Zambrano, la razón poética” en la Editorial Liceus. La obra es el trabajo de cinco años de investigación en torno a la figura de ambas mujeres.

¿Cómo surgió la idea de unir a dos mujeres de distintas épocas y encontrar su nexo?
En principio yo lo que quería era generar una idea de filosofía práctica, gestionar algo que fuera innovador. A partir de ahí, también me interesaba la filosofía de género, porque quería que las mujeres tuvieran voz en un ámbito que siempre fue masculino. Entonces me dije, ¿quién podría ser? Pues una mujer que pasó muchos años en el exilio y que es una discípula de Ortega y Gasset. María Zambrano se ajusta mucho a lo que estaba buscando, que es la superación de la razón vital de Ortega y Gasset. La razón poética hasta cierto punto sirve para identificar la obra de arte y darle un cierto método a todo eso que ha quedado fuera del método científico. Me gustó unir a una autora gallega, y en este caso la más icónica es Rosalía de Castro, con Zambrano. A parte de los nexos que luego encontré a nivel documental.

¿Qué tipo de nexos?
En principio encontré nexos con autores gallegos que le introdujeron a Rosalía de Castro. En este caso fue José Ángel Valente, que le facilitó libros y le ayudó un poco a la comprensión de la autora. Y después hay un artículo llamado “El temblor” que se lo dedica a la propia Rosalía de Castro. Sin contar con la parte teórica, porque hay símbolos y temas que comparten.
¿Cuál diría que es el núcleo de la tesis?
Pretende poner en relación a estas autoras a nivel epocal porque vemos como una es el resultado histórico de la otra, la avanzadilla de lo que va a ocurrir después sobre todo a nivel femenino. Pero también da una especie de método que no solamente sirve para concebir la obra de arte en sí misma, sino para la persona. De hecho sigue la idea de la confesión como un método de descubrimiento personal y quiero que quien se acerque a este trabajo entienda que sirve para la vida y para la investigación. En ambas la vida está unida al mundo de la cultura, entonces creo que eso es novedoso porque normalmente se separan esas esferas en los autores contemporáneos.

¿Y respecto al tema de hacer énfasis en el género?
En este caso lo que quiero es prescindir de estas categorías en las que venimos conociendo a las autoras y definirlas desde otro nivel, yo creo que superior, que es su intelecto. Siempre entendemos que María Zambrano está asociada a determinados adjetivos o nombres, como la República, y lo mismo ocurre con Rosalía de Castro, desde la santa, hasta el icono nacionalista. Yo borro un poco ese esquema cultural y las pongo a otro nivel. Siempre se vio a Rosalía como la poeta y ahora es una pensadora existencial, y en el caso de María Zambrano ya no es una escritora o filósofa, sino una mujer científica que realmente aporta un nuevo método de investigación.

¿Con el doctorado seguirá en esta línea de investigación?
Mi idea es seguir profundizando en el ámbito humanístico, acercándome desde el contexto de la era digital. Todo lo que pueda ir proyectando desde la filosofía lo haré, en contacto con esta nueva dimensión, que parece que es la que más futuro tiene en este momento.

¿Tiene previsto realizar la presentación del libro en Ferrol?
El libro tuvo un contexto propio en la Feria del Libro de Madrid, porque estuve en contacto con Emilio Lledó, el Premio Princesa de Asturias de Humanidades, y con el profesor Caramés, emérito de la Universidad de Oviedo, que prologa mi libro. Entonces sólo presentaré en Madrid y después haré una presentación mediática en Galicia, seguramente en Santiago de Compostela. por ahora en Ferrol no. n

“Quería que las mujeres tuvieran voz en un ámbito que siempre fue masculino”