La autopsia de los policías despejará incógnitas sobre el atentado de Kabul

|

La autopsia que se le realizará previsiblemente hoy a los cuerpos de los dos policías asesinados en el atentado de Kabul y los testimonios de sus compañeros que lograron sobrevivir al ataque despejarán incógnitas que aún rodean a las 12 horas de asalto talibán a la embajada española.

Está previsto que el avión con los restos mortales del policía Isidro Gabino San Martín y el subinspector Jorge García aterrice en España a las nueve. A las 14.00 horas se instalará una capilla ardiente en el complejo policial de Canillas, donde a las 16.00 tendrá lugar el funeral presidido por los Reyes, don Felipe y doña Letizia y en el que estará el presidente del Gobierno y candidato del PP a La Moncloa, Mariano Rajoy y los cabezas de lista del PSOE, Pedro Sánchez, Ciudadanos, Albert Rivera, y de Podemos, Pablo Iglesias.

Hasta ahora, la información de la que dispone la Policía es que tras la explosión del coche bomba de los talibán se activó el protocolo de seguridad, a partir del cual se procedió a resguardar al personal de la embajada en varios búnkeres.

En un momento del asalto el agente Isidro Gabino San Martín y otro compañero salieron en busca del subinspector Jorge García Tudela, al que no habían logrado localizar. Al abandonar salir al exterior fueron sorprendidos por un tiroteo. La primera hipótesis que plantea la Policía es que el agente fue alcanzado por disparos procedentes de una azotea. El otro agente tuvo tiempo para retroceder y ponerse de nuevo a salvo.

No obstante, otras fuentes matizan que el agente no presentaba aparentemente heridas de bala cuando fue evacuado y apuntan a la posibilidad de que sufriese las consecuencias de alguna explosión fruto de los enfrentamientos de los talibán con fuerzas de seguridad afganas y militares norteamericanos, que intervinieron.

Isidro Gabino San Martín estaba con vida cuando le evacuaron. Resultó herido y quedó tendido en el suelo. Fue evacuado por un policía español, que en el momento del asalto se encontraba llevando en coche al aeropuerto a una mujer, personal de la Embajada.

Al llegar al recinto diplomático se encontró con la situación de asedio y pudo acceder hasta el lugar en el que se encontraba su compañero herido y logró evacuarle e introducirlo en el vehículo con el que emprendió camino hasta un centro hospitalario. En ese trayecto, el agente falleció pese a que en un principio se consideró que estaba herido leve.

Esa consideración inicial sobre su estado lleva a la Policía a pensar en la posibilidad de que Isidro Gabino no presentase tampoco heridas de bala dado que, en tal caso, la valoración sobre su situación habría sido distinta.

La información también es confusa en torno a las causas de la muerte del subinspector Jorge García Tudela, cuyo dormitorio estaba muy próximo al lugar de la explosión inicial. Al subinspector no se le encontró hasta que terminó el ataque. Concretamente fue hallado sin vida en su cuarto, con el arma en la mano y con cortes de cristales en el cuello. Se desconoce si su muerte se produjo fruto de la explosión del coche bomba o en un enfrentamiento posterior con los asaltantes.

La autopsia de los policías despejará incógnitas sobre el atentado de Kabul