El Somozas se asoma al abismo

Pablo realiza un pase ante la oposición de un rival durante el partido de ayer JUlio calvo/diario de burgos
|



El Somozas se acerca cada vez más a Tercera. Su derrota ante la Arandina, un rival directo, le deja con mínimas opciones de lograr la permanencia. El equipo gallego aguantó durante el primer tiempo, pero se vino abajo con el segundo gol de los locales.

Fue el Somozas el que dio el primer susto con un remate de Dani Pedrosa que se estrelló en el lateral de la red. La Arandina tenía que arriesgar pero sin descuidar su defensa y debía jugar con muchas precauciones porque un gol en contra le podía hacer mucho daño. Así que entre su prudencia y el conformismo de un Somozas apático, el partido se hizo insulso y espeso. El equipo gallego apenas tenía el balón pero en pocos toques salía al contraataque y en uno de ellos Dani Pedrosa se plantó ante el portero Montiel, que detuvo el flojo remate del jugador visitante.

La Arandina elaboraba con paciencia pero también con demasiada horizontalidad y eso le dejaba pocas opciones de llegar con peligro al área del Somozas. Un remate de cabeza de Édgar fue una de las primeras señales de que el equipo de Ferreras empezaba a progresar. Resultaría una acción aislada y sin que ese goteo evitara que el Somozas siguiera provocando sustos en el área de Montiel, que tuvo que intervenir a tiro de Sielva. Afortunadamente fueron pocos porque el equipo gallego se mostraba muy timorato y con pocos recursos, salvo cuando encontraba espacios. Ni uno ni otro conjunto, con más miedo que ambición, lograban animar un partido tremendamente aburrido marcado por la falta de ideas y de creatividad de ambos onces, llegándose al descanso con todo por hacer de cara al segundo acto.

PLUS
Tras la reanudación, salió con más intensidad la Arandina y fruto de su mejor juego estuvo a punto de adelantarse a los pocos minutos con un remate de cabeza de Ruba que el portero visitante envió a córner. Y fue en esa jugada cuando inauguraría el marcador el equipo local al rematar a la red Rubén Garcés tras el lanzamiento de esquina. Aprovechó el técnico local para hacer dos cambios, que le dieron a la Arandina una energía que confirmaba que iba a más y que se sentía poderosa ante un rival que se iba empequeñeciendo y que no lograba articular jugadas.

La Arandina tenía una marcha más y estaba más metida en el partido, dominando al rival y generando peligro con un juego más incisivo que en el del primer período. En pleno dominio llegó el segundo tanto, a cargo de Portero. Y en pleno festival ribereño, ya llegando al final, Ruba hizo el tercero tras jugada individual para poner el broche de oro.

El Somozas se asoma al abismo