En busca de un triunfo para evitar apuros

forte se encargará de darle equilibrio al equipo ferrolano en el partido de hoy jorge meis
|

No es que la situación clasificatoria del Racing sea preocupante, pero en Segunda B pasarse dos jornadas sin ganar suele suponer acercarse de forma peligrosa a la zona baja de la tabla. Es lo que le sucede ahora al equipo ferrolano que, tras el empate frente al Coruxo y la derrota ante el Marino, ve los puestos de descenso a un punto. Por eso quiere romper esta dinámica negativa con una victoria en el partido que lo enfrenta al Avilés esta tarde –16.45 horas, A Malata–. Será la manera de alejarse de problemas en una temporada en la que pretende que su camino resulte lo más tranquilo que le sea posible.
El Racing, pese a que su juego está siendo razonablemente bueno, solo luce una victoria en cinco jornadas. La falta de eficacia en el remate ha sido la causa de estos discretos resultados y la escuadra verde piensa que el mejor camino para recuperar la senda de la victoria es a base de intensidad, no solo en defensa –como lo está haciendo ya–, sino también en ataque para concretar las ocasiones que haya. Será algo necesario teniendo en cuenta que enfrente estará esta tarde el equipo menos goleado del campeonato, un cuadro que solo ha encajado dos tantos en lo que va de liga.
De esta manera, el Racing espera acercarse a un triunfo que, además, sería el primera de esta temporada en A Malata, un escenario en el que se debe cimentar la continuidad en la categoría de bronce nacional, pero del que ya se han escapado cinco puntos en lo que va de competición.

BAJO MÍNIMOS
El partido también será una suerte de prueba de superación para el Racing, que llega a él con solo catorce jugadores de la primera plantilla en buenas condiciones físicas –Manu Barreiro, cuya participación no se decidirá hasta poco antes del comienzo del encuentro, y el juvenil Carlos López completan la lista de convocados–. La apuesta que el club ferrolano ha hecho por una plantilla corta hace que en situaciones como la que se dan este fin de semana –Antonio, sancionado, y Marcos Valín y Pablo Rey, lesionados, son bajas seguras– tenga que hilar muy fino para formar un equipo titular de nivel con el que apostar por el triunfo.
 José Manuel Aira no tiene demasiadas alternativas a la hora de componer el once inicial pero, de todas formas, este será de plenas garantías en busca de la victoria. Así, en defensa Víctor Vázquez será el encargado de paliar la baja de Antonio. En el centro del campo, Pumar seguirá siendo el sustituto de Pablo Rey por la banda izquierda. Y en la delantera, Jorge Rodríguez continuará como el jugador más adelantado en caso de que Manu Barreiro no se encuentre en buenas condiciones físicas. Además, la presencia en el banquillo de gente como Iago Iglesias –que en la segunda parte del encuentro de la semana pasada dio aire al mediocampo racinguista– parecen garantía suficiente para que el cuadro verde raye a buen nivel a lo largo de los noventa minutos del compromiso y, de esta forma, tenga más opciones de ganar.

En busca de un triunfo para evitar apuros