Dos pesados fardos sin identificar aparecieron en la playa de Esmelle

|

La policía judicial se hizo cargo ayer de dos pesados fardos que aparecieron varados en la playa de Esmelle y de los cuales a última hora no había trascendido su naturaleza. Miembros de los cuerpos de seguridad intentaron abrir los bultos en el propio arenal. Para ello requirieron la presencia de una dotación de los Bomberos de Ferrol que, sin embargo, cuando llegaron a la playa, constataron que con el equipamiento que habían trasladado a la zona era imposible abrirlos.   A pesar de que sus dimensiones no eran muy amplias –60 por 80 y 30 centímetros– su peso era considerable –en torno a 150 kilogramos– e imposible de manipular sin la maquinaria adecuada, de ahí que fuese necesario movilizar a un tractor de Urbaser para retirarlos de la arena. 
Ya en las dependencias del parque de bomberos, efectivos de este cuerpo trataron de nuevo de acceder a su interior.

Recibimiento
A simple vista, los fardos estaban recubiertos de un material textil pero, en una capa más profunda, un compacto revestimiento que ni bomberos ni miembros del cuerpo policial fueron capaces de identificar hacía imposible acceder con facilidad a su interior. 
Con apariencia similar a una especie de caucho, el “envoltorio” también resultó impenetrable incluso para las herramientas hidráulicas que habitualmente utilizan los bomberos para la excarcelación de personas del interior de vehículos pues, ya fuese por la degradación derivada de estar sumergida en el agua salada o de su propia naturaleza, el material se expandía cuando era cortado. 
Aunque los bomberos lograron desprender algún pequeño trozo, los responsables de la investigación optaron por no seguir adelante con la operación aplicando métodos más expeditivos para no dañar un contenido, perfectamente aislado, del que desconocían su origen y, por lo tanto, si podría revestir algún peligro su manipulación. 
Los fardos fueron devueltos a dependencias de la policía nacional para someterlos a otro tipo de pruebas –entre ellas, con probabilidad, un “narcotest” para comprobar que no contuviese en su interior sustancias estupefacientes–.
Consultada por este medio, la torre de Salvamento Marítimo de A Coruña confirmó que ningún buque de los que transitaron por la zona recientemente alertó sobre pérdida de carga. 
Por lo tanto, vaticinar el origen de los dos fardos arribados al arenal es, por el momento, pura conjetura teniendo en cuenta que las fuentes consultadas ni siquiera están en disposición de asegurar si ha llegado de alta mar arrastrado por las mareas o  bien llevaban algún tiempo fondeados.

Dos pesados fardos sin identificar aparecieron en la playa de Esmelle