A la espera del mobiliario urbano que debería haberse instalado en 2013

Farolas de la Calle Galiano
|

La instalación del nuevo mobiliario urbano encargado para el centro de la ciudad con el fin de homologar bancos, papeleras o maceteros en las diferentes calles todavía está en proceso de contratación, pese a que en septiembre de 2013 se anunció que se instalaría antes de fin de año en cinco de estos viales. Las calles Real, María, Madgalena, Galiano y Dolores deberían contar ya con los nuevos elementos, pero la tramitación administrativa ha sido más prolongada de lo esperado, según reconoció el concejal de Urbanismo, Guillermo Evia.
El edil señaló que en estos momentos únicamente está pendiente un informe técnico para formular la propuesta de adjudicación, aunque no quiso avanzar fecha alguna para el inicio de los trabajos.
El retraso, según explicó el responsable de Urbanismo, se debe a que el proyecto de sustitución del actual mobiliario por uno nuevo tuvo que ser tramitado como una ordenanza municipal, con un mes de exposición pública para presentar alegaciones antes de la aprobación definitiva.
El coste previsto para la instalación de este mobiliario en las calles citadas es de 110.000 euros, y ya se anunció que será la Consellería de Economía la que corra con el gasto.

elementos
Según se adelantó en su día por parte del gobierno, cada una de las calles citadas contará con 27 bancos de modelo sencillo y otros 22 dobles, todos de color blanco, con respaldo, y siguiendo un modelo clásico aunque actualizado. Además, dispondrán de siete aparcabicicletas, tres expositores en los que se instalarán planos de la ciudad o información turística que pueda resultar de interés para el visitante, una fuente y un total de 60 jardineras, 30 de planta cicular y otras tantas de planta cuadrada.
Los acabados seguirán la línea de las papeleras que ya se han instalado en las calles del centro de la ciudad.
Unificar el mobiliario urbano es una de las cuestiones en las que ha querido centrar su atención la concejalía de Urbanismo. El objetivo es que las calles sean “más amables, sirvan para pasear y tengan una mejor imagen”, apuntó el alcalde, José Manuel Rey, cuando anunció el proyecto.
Además, el Plan Xeral de Ordenación Urbana exige contar con un mobiliario homogéneo en el barrio de A Magdalena.
El primer “experimento” para buscar unos elementos que pudieran instalarse en las calles del centro tuvo lugar durante el mandato del socialista Vicente Irisarri. Fue entonces cuando se colocaron los bancos y papeleras de la calle Real –los mismos que todavía continúan en la actualidad– y en la plaza de España. En aquel momento el Partido Popular denunció que el modelo elegido no contaba con el visto bueno de la Dirección Xeral de Patrimonio. Este organismo se avino –según explicó Guillermo Evia– a no imponer sanción alguna al Concello si se comprometía a cambiar el diseño, como finalmente se hará, aunque todavía no haya una fecha concreta.
La intención del gobierno es trasladar los actuales bancos de las calles peatonales a otras zonas de la ciudad fuera del casco histórico, según se apuntó en su momento. Sin  embargo, esta misma semana el alcalde apuntó que también existe un modelo homogéneo para el resto de los barrios, que es el que ya se instaló en la plaza de Ultramar, por lo que no tendrían cabida las reutilizaciones.

A la espera del mobiliario urbano que debería haberse instalado en 2013