Absuelven a Ferreño del delito de tráfico de hachís y condenan a otros tres acusados

Ferreño en el Juzgado de Ferrol
|

El juez de lo Penal 2 de Ferrol, Carlos Suárez-Mira, acaba de dictar la sentencia por la causa de la denominada operación Napoleón contra el tráfico de drogas que se desarrolló a principios de 2010. El fallo condena a Juan José Gallardo Fernández-Córdoba a la pena de tres años y un día de prisión y el pago de 26.000 euros de multa; a José Luis Díaz Vázquez a dos años y medio de cárcel y multa de 21.000 euros y a Fernando Souto Alonso a diez meses de prisión y 800 euros de multa.
En la misma sentencia se absuelve a Óscar Ferreño Fraga, que en la actualidad está cumpliendo una condena de 18 años y tres meses de prisión por el asesinato de su exnovia en 2012, y a Vicente Herrera Rodríguez. Los dos fueron juzgados, al igual que los tres condenados citados anteriormente, por un delito contra la salud pública en la modalidad de tráfico de drogas, pero el juez no considera acreditado que Ferreño y Herrera fuesen los destinatarios del hachís intervenido por la Policía, a pesar de las sospechas existentes al respecto.
Lo que sí declara probado es que el día 10 de febrero de 2010 Juan José Gallardo Fernández-Córdoba, que conducía un Audi A8, y José Luis Díaz Vázquez, que iba al volante de un Citroën XM, fueron detenidos por la Policía Nacional en la autovía de La Plata, a su paso por Salamanca, cuando transportaban en el segundo de los vehículos un total de veinte paquetes que contenían 18.333,50 gramos de resina de cannabis cuya venta habría reportado 26.656,90 euros.
Los dos viajaban en dirección a Ferrol de manera concertada, desempeñando Gallardo el papel de conductor del vehículo lanzadera para eludir posibles controles policiales, mientras que Díaz Vázquez iba algo más retrasado transportando la droga.
El tercer condenado es Fernando Souto Alonso, en cuyo domicilio y anexos, situados en Bergondo, la Policía realizó una entrada y registro el 4 de marzo de 2010, hallando en su interior 18 bellotas que contenían 179,80 gramos de resina de cannabis, 17.100 euros en metálico y tres balanzas de precisión.
En la valoración de la prueba, el juez Suárez-Mira concluye, con respecto a Ferreño, que no está probado, más allá de toda duda razonable, que hubiese cometido dos delitos de tráfico de drogas. Añade que en el registro de su vivienda no se ha hallado nada relevante y mucho menos la droga de la que presuntamente sería destinatario, y que tampoco se han oído en la vista oral conversaciones intervenidas de las que, de manera concluyente, se desprenda con toda claridad que este acusado hubiese ordenado, encargado u organizado el transporte de la partida de resina de cannabis intervenida en Salamanca.
La sentencia continúa diciendo que, más allá de la personal convicción que los agentes de Policía tuviesen acerca de la responsabilidad final de Ferreño sobre la sustancia, lo cierto es que ninguno fue capaz de afirmar que hubiesen visto intercambios con algún otro acusado en el que estuviese presente la droga.
Añade que, si bien se ha visto la entrega de bolsas y se ha hecho algún seguimiento que los condujo incluso hasta el campamento de Los Puntas, conocido por su actividad de tráfico de drogas, “e incluso se ha aludido de manera innecesaria a la comisión por parte del acusado de algún delito de notoria gravedad y repercusión social”, en el juicio oral ha estado ausente una prueba válida y apta para destruir la presunción de inocencia del acusado”.
Por lo que respecta al otro absuelto, Vicente Herrera, el juez manifiesta que las pruebas en su contra son ínfimas.
En este sentido, señala que el hecho de que se hallara en su poder una nota manuscrita en la que consta el nombre de Juan José Gallardo, uno de los condenados, no es indicativo de nada, como tampoco lo sería que hubiese hablado con este por teléfono, porque su ocupación habitual es la compraventa de vehículos y habla frecuentemente con personas a las que no conoce.

Absuelven a Ferreño del delito de tráfico de hachís y condenan a otros tres acusados