Los abuelos de Asunta donaron en vida a su nieta parte de su fortuna

rosario porto sigue siendo la principal imputada en el caso efe
|

El móvil económico sigue centrando la investigación por el asesinato de la niña Asunta Yong Fang Basterra Porto, de 12 años de edad. Y es que fuentes consultadas aseguraron que los abuelos de la pequeña donaron a su nieta en vida una gran parte de su fortuna, compuesta por varios bienes inmuebles en distintas localidades gallegas.

Los investigadores del caso analizaron la situación financiera de Rosario Porto y Alfonso Basterra, quienes pese a estar separados desde hace seis meses, seguían muy unidos. Según pudieron comprobar los agentes, la familia pasaba por una dura crisis económica. Al parecer tienen varios impagos –del recibo de la luz y de la comunidad–, cantidades a las que no podían hacer frente al carecer de liquidez.

Conocidos y adinerados

Los Basterra Porto eran una pareja conocida en Santiago y adinerada, según quienes les conocían. Sin embargo, coincidiendo con la muerte del abuelo de la niña, Francisco Porto, hace siete meses, la situación de la familia parece haber ido a menos.

Rosario Porto y Alfonso Basterra están detenidos e imputados por la presunta comisión de un delito de homicidio. El cadáver de Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino y a la que adoptaron cuando apenas tenía un año de edad, fue localizado por dos viandantes en la madrugada del domingo.

Impagos

Fuentes de la investigación explicaron que se mantiene como hipótesis de peso el móvil económico, puesto que llamaron la atención los problemas de liquidez de Rosario Porto y Alfonso Basterra, hasta el punto de dejar facturas de luz o recibos de comunidad impagados.

También el hecho de que la víctima, la pequeña, fuese beneficiada económicamente por sus abuelos maternos, fallecidos en un intervalo de apenas siete meses y de forma repentina.

Rosario Porto fue hasta 2006 cónsul de Francia en Santiago, cargo que heredó de su padre, y según fuentes próximas a la familia hace tiempo que dejó de ejercer como abogada y cerró su bufete, de mucho prestigio y dedicado al comercio internacional, en la capital gallega.

sin actividad profesional

No se le conocía a Rosario actividad profesional concreta, según fuentes del caso, pero viajaba con frecuencia a Marruecos en labores comerciales y mantiene una amistad, sobre la que se está indagando, con un ciudadano de ese país asentado en Compostela que se enfrenta a un juicio por una presunta explotación de inmigrantes.

Una casa con finca ubicada en Montouto, en Teo, en la que pasaron largas estadías los padres de Rosario y que se encuentra muy cerca del lugar en el que se localizó el cuerpo de Asunta, aportó un dato clave: una cuerda igual a la que se encontró al lado del cuerpo sin vida de la niña. También cerca de la niña se halló una colilla, de la misma marca del tabaco que fuma su padre.

Fuentes del entorno de Rosario Porto indicaron que ella, al igual que su hija, es adoptada, y que, aparte de padecer algún problema físico, recibía medicación psiquiátrica por una enfermedad por la que estuvo hospitalizada.

Los abuelos de Asunta donaron en vida a su nieta parte de su fortuna