AGA ha retirado en lo que va de año más de 40 nidos de avispa velutina en Ferrol

AVISPA ASESINA avispa asiática vespa velutina
|

Procedente de China, la avispa velutina comenzó su colonización en la comunidad gallega, tras avanzar por todo el continente europeo, en 2013. La costa de Lugo y el sur de la provincia de Pontevedra fueron sus primeros destinos, pero su afán conquistador no se quedó ahí.
Su presencia se ha ido extendiendo velozmente por numerosos municipios, entre ellos los de la comarca de Ferrolterra, agravando a su vez las nefastas consecuencias que su existencia provoca no solo para los productores de miel –ataca y mata a las abejas– sino también para el equilibrio medioambiental.
“Ahora aparecen en cualquier lado”, comenta el delegado en la zona de la Asociación Galega de Apicultura(AGA), Rafael Díaz. Desde la pasada primavera, miembros de la entidad han retirado solo en el municipio de Ferrol –de los últimos de la zona en verse afectados por esta problemática–, más de 40 nidos tanto en el entorno urbano como en el rural. Los tres últimos fueron detectados precisamente ayer por la noche en el paseo marítimo del barrio de Caranza donde, al parecer, varias personas sufrieron picaduras de este insecto. 
Hoy procederán a su retirada para la que contarán con la colaboración de los Bomberos locales, que desplazarán hasta el lugar el camión-escalera para facilitar la disolución de los focos, de tamaño considerable. Esta misma semana se procedió también a la retirada de otro nido, de aproximadamente unos 80 centímetros, en un árbol de una finca próxima al colegio Ponzos. 

amenaza
Los miembros de AGA actúan de forma totalmente altruista. Como apicultores que son, velan por la protección de sus colmenas, para las cuales esta plaga  supone una verdadera amenaza. Recuerdan, en todo caso, que es la administración autonómica la que ha de combatir el problema.  “Es la Xunta la que tiene la obligación de retirar los nidos, pero nunca se le dio al problema la importancia que tiene y los medios que emplean son totalmente insuficientes. Este es un problema medioambiental enorme”, comenta Díaz. 
Desde la asociación han buscado el respaldo tanto de municipios –con algunos ya han establecido algún tipo de acuerdo– como de la propia Fegamp para luchar contra esta invasión. Lo único que solicitan son medios materiales y equipos adecuados para proceder a la eliminación de los nidos. Destacan asimismo la importancia que tiene la colaboración de los vecinos. “Es fundamental que los ciudadanos informen si ven algún nido”. Pueden llamar a la Policía Local, a la propia asociación o a la Xunta, a través del teléfono 012. Díaz explica que se detectan fácilmente. “Antes eran como un balón de fútbol, pero ahora pueden llegar al metro”, dice. Las picaduras del insecto son muy fuertes. “Es un bicho muy grande, con una cantidad de veneno equivalente al de 6 o 7 avispas autóctonas y que tarda mucho en cicatrizar bien”, comenta.

AGA ha retirado en lo que va de año más de 40 nidos de avispa velutina en Ferrol