Una reacción a tiempo

Futbol - Neda - Racing
|

juan quijano
FERROL

El marcador parece indicar que el encuentro que ayer enfrentó al Rápido de Neda y al Racing fue un paseo para el equipo ferrolano, pero en realidad fue más costoso de lo que esperaba. El cuadro verde, así, encajó el primer tanto del partido y no fue capaz de empatar casi hasta alcanzar el descanso. Eso sí, en la segunda parte dio cuenta de las tres categorías que lo separan de su rival, lo que se acabó convirtiendo en una goleada con la que sigue su puesta a punto para la liga de Segunda B, a la que solo le faltan tres semanas para llegar.
El Racing no se mostró demasiado cómodo en la primera parte en una superficie a lo que no está acostumbrado, sobre todo porque la lluvia –que a lo largo de este período no dejó de caer– dificultaba la precisión en el toque y a que su rival estuvo bien plantado en su parcela defensiva. De hecho, la mayor posesión del cuadro verde apenas se tradujo en opciones para marcar y, al contrario, la primera de la que dispuso el cuadro local fue transformada en gol por Óscar a través de un chut tras un rechace.
El gol, a diferencia de lo esperado, no varió demasiado la decoración del partido, sobre todo porque el terreno de juego acusaba cada vez más la lluvia que estaba cayendo, lo que además también facilitaba la labor defensiva del Rápido de Neda. El cuadro verde, sin embargo, sacó provecho a su superior calidad al filo del descanso, cuando un pase interior de Brais al desmarque del goleador Joselu dejó solo a este frente al portero Agustín, al que superó para devolver las tablas al marcador al filo de llegar el intermedio del enfrentamiento.

VARIACIÓN
La situación cambió de manera radical tras el asueto entre los cambios introducidos por unos y otros –cuatro en el Rápido de Neda, siete en el Racing–, que la lluvia cesó y el campo mejoró su aspecto y que el conjunto local empezó a notar el cansancio de estar en una fase más temprana de la pretemporada. El cuadro verde decantó así rápidamente el choque a su favor al cabecear Maceira un saque de esquina. Y poco después terminó de encarrillar el triunfo con un remate de Dalmau tras un preciso centro desde la banda izquierda.
Con el marcador ya visto para sentencia, los últimos minutos no sirvieron más que para que el Racing fuese adquiriendo automatismos a la hora de jugar. La superioridad que mostró se tradujo en un par de goles más –uno de Brais a través de un disparo desde fuera del área y el otro de nuevo de Dalmau tras el pase del atacante gallego–, lo que dejó el marcador en una amplia victoria que es un paso más en la preparación para el campeonato.

Una reacción a tiempo