Elena Salgado y Trinidad Jiménez mueven las puertas giratorias al fichar por dos grandes empresas

|

Las exministras socialistas Elena Salgado y Trinidad Jiménez acaban de fichar por dos grandes empresas, lo que ha levantado la polémica en cuanto al debate sobre las llamadas “puertas giratorias”, es decir, el hecho de que alguien que ha ocupado un puesto en la Administración pública, después de dejarlo, pase a formar parte de una empresa con la que ha podido tener algún tipo de relación durante el ejercicio de su cargo público.

En el caso de Salgado, la ourensana –que fue vicepresidenta económica en el último Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero– ha fichado por Nueva Pescanova y entrará en el consejo de administración de la compañía. Salgado completará el máximo órgano de gobierno de la pesquera, en la que la banca ha ejecutado ya varios cambios en la cúpula directiva, a la espera únicamente de incorporar un nuevo director financiero.

Salgado no será la única persona vinculada a la política que ocupe un asiento en el consejo de administración de la pesquera, ya que Antonio Couceiro, que fue una persona destacada en el PP del fraguismo, también formará parte del mismo.

Mientras, Telefónica incorporará a su plantilla a la ex ministra de Exteriores Trinidad Jiménez. La operadora que preside César Alierta tiene previsto ya un despacho para la socialista en su sede central en el llamado Distrito C en Madrid, donde desempeñará un cargo no asesor, sino ejecutivo.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, defendió el fichaje de Jiménez y negó que sea un caso de puertas giratorias. Según dijo, conocía su intención de incorporarse a esta compañía y lo hará “como una trabajadora”, en “ningún consejo de administración” ni nada que “tenga que ver con eso”.

Sánchez recalcó que no se puede considerar que sea una situación de puertas giratorias y explicó que, en la actualidad, la ley de incompatibilidades fija un plazo de dos años, y ella “lleva más de cuatro años sin ser ministra”. “Tiene derecho a labrarse un futuro profesional”, dijo, después de explicar que los socialistas quieren extender a los cinco años este plazo.

Por su parte, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, sostuvo que en los casos de Salgado y Jiménez no se incumple la ley, pero advirtió de que “en otros se ha visto que el problema es que la ley de incompatibilidades no se aplica”.

Rivera consideró que es necesario aclarar la incompatibilidad de los cargos públicos y cuáles son sus limitaciones a la hora de volver a trabajar. “Tú no le puedes decir a otra persona que durante 20 años no puede trabajar en ningún ámbito, le tienes que decir cuántos años, cuánto le indemnizas y a partir de entonces cuáles son las limitaciones”, dijo.

Por otro lado, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, censuró que “el papel a veces se lo lleva el viento”, antes de afear al PSOE que Jiménez haya fichado por Telefónica y Salgado vaya a entrar en el consejo de Nueva Pescanova.

Elena Salgado y Trinidad Jiménez mueven las puertas giratorias al fichar por dos grandes empresas