Iglesias apuesta por crear un gobierno de izquierdas pese a su notable bajada de diputados

El Ideal Gallego-2019-04-29-008-65f3d8a7
|

No fue la noche de Unidas Podemos (coaligada con Izquierda Unida y Equo) y a medida que el Ministerio del Interior iba dando a conocer el balance de los comicios generales esta opción de la izquierda se iba desinflando en relación a los datos de la anterior cita perdiendo hasta 10 diputados al quedarse con poco más de tres millones de papeletas a su favor. La cabeza visible del rebautizado Podemos, Pablo Iglesias, reconoció que le hubiese gustado lograr más votos pero apostó por articular un Gobierno progresista en coalición con el PSOE dado el mayor peso global –con otros partidos menores– sobre la derecha en sus diferentes frentes. 


La mañana comenzó para Iglesias acudiendo a votar al colegio La Navata, del municipio madrileño de Galapagar, –en donde dijo que espera que estudien sus hijos–, lugar en el que destacó que “en España hay una amplia mayoría progresista y cuando hay participaciones altas eso queda demostrado de manera clara”. No obstante, antes de llegar a las 20.35 horas al teatro Goya junto a su número dos, Irene Montero, el candidato a la Presidencia del Ejecutivo quiso dar las “gracias” a todos los que le brindaron su apoyo pasase lo que pasase, a través de su cuenta de Twitter, quizá teniendo ya en la mano algunos datos que no le favorecían. 

“Quien no entienda que España es plurinacional sencillamente no entiende España”, recalca el candidato



Alrededor de las 23.15 horas, Iglesias compareció ante los medios para explicar que a pesar de que les tocará hacer autocrítica durante los próximos días, lo importante es que “tiene más peso el bloque parlamentario progresista que el bloque de las tres derechas”, refiriéndose al PP, Ciudadanos y Vox. 

Reunirse “con brevedad” 
Haciendo sus cálculos, el cabeza de lista de la formación morada señaló que hay que tejer un Gobierno central de coalición de las izquierdas con el PSOE, que no obtuvo mayoría absoluta. Así se lo trasladó al propio Pedro Sánchez al llamarlo para felicitarlo por el éxito en la noche electoral. En este sentido, comunicó que el presidente en funciones también se mostró abierto a “hablar y reunirnos con brevedad”. Eso sí, Iglesias pidió calma porque habría que intentar dar vida a un programa conjunto.


Interrogado sobre algunas pinceladas previas de autocrítica, asumió que “uno de los problemas fundamentales fue dar una imagen de nuestra situación interna que no ha estado a la altura” de lo que demandarían los votantes. Si bien es cierto que les hubiese gustado tener un resultado “mejor”, el candidato consideró que al menos “fue suficiente” para alcanzar dos de sus objetivos fundamentales. Uno de ellos era “frenar a la derecha y a la ultraderecha”. 

“Sabiduría” y experiencia
La otra meta era poder “construir un gobierno de coalición de izquierdas”, algo para lo que, insistió, habrá que “trabajar mucho”. El coordinador federal de Izquierda Unida (integrada en la agrupación de partidos), Alberto Garzón, habló antes para dejar claro que no van “a defraudar a esos votos” ni a las personas que están detrás de ellos. 

Asimismo aseguró que llevarán su “sabiduría y conocimientos”, adquiridos tras años de experiencia, tanto al Congreso como a ese hipotético Ejecutivo nacional de coalición. 

Otra visión
Al margen de ese aprendizaje que podrían aportar en caso de rubricar un acuerdo con el PSOE y su líder Pedro Sánchez, Pablo Iglesias también extrajo otra visión de la llamada fiesta de la democracia, en la que en esta ocasión hubo “una movilización sin precedentes para apoyar a las fuerzas progresistas”.  
“Hay que entender que España es plurinacional y basta con ver lo que ha ocurrido en Cataluña y en el País Vasco”, incidió en su discurso, porque de hecho muy posiblemente haga falta algún apoyo de siglas nacionalistas para una investidura de izquierdas. 


“Quien no entienda que España es plurinacional sencillamente no entiende España”, insistió, en clara alusión a los discursos, programas y opiniones de algunos de los partidos políticos vinculados a la derecha.

Iglesias apuesta por crear un gobierno de izquierdas pese a su notable bajada de diputados