En busca de un partido redondo

REAL MURCIA ATH. ASTORGA PUMAR
|

Pumar (Ourense, 1989) cambió el Racing por el Murcia para jugar en Segunda y a esa categoría quiere llegar a pesar de que todavía no haya podido hacerlo. El descenso administrativo sufrido por el club “pimentonero” en verano por no ajustarse a los parámetros económicos de la Liga de Fútbol Profesional obligó a la plantilla dirigida por el extécnico racinguista José Manuel Aira a cambiar rápidamente de mentalidad –“sabíamos que, o nos centrábamos en competir en Segunda B, o no había nada que hacer”, reconoce el jugador–. Ahora, sin embargo, el cuadro murciano es consciente de su ubicación.
El Murcia, después un dubitativo arranque liguero, ocupa desde la octava jornada del campeonato una plaza entre los cuatro primeros de la tabla clasificacóbn. Sin embargo, el hecho de que en las seis últimas jornadas solo haya sido capaz de conseguir una victoria le ha hecho caer a la cuarta posición, un lugar que incluso puede perder en caso de derrota este domingo frente al Racing, que es quinto. Por eso, Pumar reconoce que, además de ser una de los citas más atractivos del grupo I de Segunda B, de cara al compromiso de este domingo en la Nueva Condomina “necesitamos ese partido que nos convenza de que estamos en el buen camino”, explica el lateral, que asegura que “estamos haciendo las cosas bien, pero necesitamos un partido redondo”.
De hecho, el Murcia espera aprovechar los problemas que el Racing está demostrando tener cuando ejerce de visitante para sumar los tres puntos. “En esta categoría siempre es más difícil ganar fuera que en casa”, asegura el lateral ourensano. Además, Pumar admite que “en casa salimos siempre a por la victoria, el equipo está cómodo y tiene ganas de demostrarle a la afición que puede estar peleando por los puestos de arriba de la tabla”.

ESPECIAL
El partido contra el Racing, el equipo en el que jugó las cuatro anteriores temporadas, será especial para un Pumar que, sin embargo, cree que el disputado en A Malata en la primera vuelta le produjo unas emociones más fuertes. “Pero enfrentarte a los que han sido tus compañeros sigue siendo algo especial”, reconoce el jugador que, aun así, estima que “jugar en Murcia y conocerlos a ellos me puede hacer las cosas más fáciles a lo largo de los noventa minutos... o por lo menos quiero que sea así”.
También el hecho de ejercer de local, en un estadio en el que cada domingo se suelen dar cita en torno a ocho mil espectadores, parece un arma a favor de la escuadra murciana. “Es muy bonito y esa fuerza y energía que te dan se nota en el terreno de juego”, explica un Pumar que confía en empezar en este choque una dinámica victoriosa que lleve al Murcia a acabar entre los cuatro primeros de la tabla clasificatoria para meterse en la fase de ascenso a la categoría de plata. “Es verdad que el grupo I es muy igualado y todos los rivales están bien trabajados. Pero hay tres candidatos para cuatro plazas y esperamos meternos”, asegura.

En busca de un partido redondo