El asesino de Iria García será juzgado en la Audiencia por tráfico de cocaína

Imagen de los dos juguetes en los que se escondía la droga
|

Tras salir absuelto –la sentencia aun puede ser recurrida– de un delito contra la salud pública por tráfico de hachís, Óscar Ferreño Fraga, que en la actualidad cumple condena en prisión por el asesinato de su exnovia, Iria García Bouza, volverá a sentarse en breve en el banquillo de los acusados, en esta ocasión en la Audiencia Provincial de A Coruña, por tráfico de cocaína. Junto a él serán juzgadas otras tres personas de nacionalidad colombiana y la Fiscalía solicita para cada uno de ellos penas de cinco años de prisión y multas de 84.477,78 euros.
Las diligencias de la presente causa fueron instruidas por el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol, que en el pasado mes de septiembre las remitió a la Audiencia Provincial de A Coruña para su enjuiciamiento.
Según las conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal, sobre las 08.30 horas del día 22 de diciembre de 2011, el acusado M.C.B. llegó a la estación de autobuses de Ferrol procedente de Murcia portando una maleta con dos juguetes infantiles en cuyo interior había dos paquetes que contenían una sustancia que, tras ser analizada, resultó ser cocaína. Uno de los paquetes pesaba 401 gramos con una riqueza del 45,83% y el otro 98,200 gramos, con riqueza del 20,53%. La venta en el mercado del primero habría alcanzado un precio de 23.391,81 euros y 2.613,41 el segundo.
Supuestamente, el acusado portaba dicha sustancia a fin de proceder a su entrega a los también procesados J.G.O. y su hermana M.A.P.O., los cuales le habrían propuesto ir a recogerla a cambio de dinero, para posteriormente proceder a su distribución al por menor en la ciudad de Ferrol a través de Óscar Ferreño.
Tras dicha incautación, la Policía Nacional procedió a la detención del que transportaba la droga, al que también se le intervino un teléfono móvil y un reloj.
Acto seguido se procedió a la detención de los restantes acusados. J.G.R.O. fue interceptado cuando conducía un vehículo por Narón y, supuestamente, los agentes hallaron en su poder 1,286 gramos de cannabis, cuyo precio de venta ascendía a 6,62 euros, y tres móviles. A su hermana le intervinieron un móvil y a Ferreño otro.
En virtud de un auto dictado el día 22 de diciembre de 2011 por el juez instructor se realizaron entradas y registros en los domicilios de los dos hermanos y de Óscar Ferreño. En el primero de ellos, situado en Narón, se localizó una balanza de precisión, cinco móviles, 14.370 euros y una bolsa con 19,164 gramos de cocaína con una riqueza del 43,32%.
En el domicilio de Ferreño, situado en la calle Río Arnoia de Narón, se intervinieron un móvil, 2.500 euros y una bolsita que contenía 1,708 gramos de fenatecina. En el trastero de la vivienda apareció otra bolsa con 43,307 gramos de una sustancia que resultó ser cocaína de 19,20% de riqueza, cuya venta en el mercado ilícito alcanzaría la cantidad de 1.077,87 euros.

El asesino de Iria García será juzgado en la Audiencia por tráfico de cocaína