El “Patiño” hace escala en Canadá para colaborar con la Marina Real

La Unidad de Música del Tercio del Norte, ayer, durante su actuación daniel alexandre
|

Desde el pasado día 30 de septiembre al 9 de octubre, el buque de Aprovisionamiento de Combate “Patiño” –con base en Ferrol– hizo escala en la ciudad canadiense de Halifax por segunda vez en este despliegue, en la que es la escala prevista, más larga del mismo. Está previsto que la nave permanezca fuera en diferentes ejercicios hasta el 7 de noviembre, fecha en la que partirá de regreso a la ciudad ferrolana.
Esta vista se produce en el marco del Acuerdo de cooperación de la Armada con la Marina Real Canadiense –RCN–, tras una solicitud efectuada por el país norteamericano debido a sus carencias en buques de aprovisionamiento y dentro del principio de solidaridad con la OTAN.
Una vez en Halifax, el “Patiño” partió el 9 de octubre en compañía del destructor canandiense “Athabaskan” y su próxima escala se realizó en el condado inglés de Norfolk el pasado miércoles 12, día de la Fiesta Nacional.
El buque militar “Patiño”, con base en el Arsenal de Ferrol, inició la primera fase de su despliegue en aguas de Canadá el pasado agosto, para participar en el mayor ejercicio antisubmarino organizado por la RCN en los últimos 20 años, “Cutlass Fury”, y donde también toman parte buques y aeronaves norteamericanas, francesas, inglesas y alemanas, además de tres submarinos de Canadá, Francia y Estados Unidos.

características
El “Patiño”, que fue construido en las instalaciones de la antigua Bazán –hoy Navantia– en el astillero de Ferrol y fue entregado a la Armada en el año 1995, cuenta con una dotación de 150 personas. Se trata de un buque de aprovisionamiento de combate, con una capacidad aproximada de 9.000 metros cúbicos de combustible y 2.000 de munición, material y víveres, que puede suministrar a una Fuerza Naval en la mar.
Además, puede proporcionar atención sanitaria con sus instalaciones hospitalarias y apoyo logístico en operaciones no bélicas como son la ayuda humanitaria y la defensa medioambiental. Cuenta también con varias capacidades que pueden desarrollar de forma similar a la de una fragata, como son las relativas a la seguridad marítima o las operaciones de vuelo.

El “Patiño” hace escala en Canadá para colaborar con la Marina Real