El Estado Islámico intensifica el disparo de cohetes contra la frontera entre Kobani y Turquía

|

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) intensificó ayer el disparo de cohetes contra el paso fronterizo entre la población kurdo-siria de Kobani y la vecina Turquía, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG precisó que los radicales lanzaron un total de 41 proyectiles contra este punto, sin que se registrasen víctimas.

Por otro lado, proseguían los combates entre los extremistas y las Unidades de Protección del Pueblo kurdo en la mitad oriental de Kobani.

El responsable de la Defensa de la localidad, Esmat Sheij Hasan, dijo que los combates se desarrollaban en las inmediaciones del complejo gubernamental de seguridad, cuyo control tomó el EI la semana pasada.

Sin embargo, al menos ocho combatientes del EI murieron en una emboscada tendida en Kobani por milicianos kurdos, que se apoderaron del edificio de la radio. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que el ataque de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo contra los yihadistas se registró cerca del ayuntamiento.

La milicia kurda logró además tomar el control del edificio de la radio y sus alrededores, en la zona rural del oeste de Kobani.

Además, al menos 16 yihadistas murieron y decenas resultaron heridos en un bombardeo de la aviación iraquí contra su cuartel en la localidad de Tel Afar, en el norte de Irak.

Por otro lado, el Estado Islámico detuvo ayer a más de 120 personas, entre ellas varios exoficiales de la Policía, en una zona al sur de la ciudad iraquí de Mosul, capital de la provincia septentrional de Nínive.

Las detenciones se registraron tras el asesinato tres días antes de un importante dirigente del EI, informó el jefe del Comité de Seguridad del Consejo de la provincia de Nínive, Mohamed al Bayati.

Una fuerza armada con vehículos blindados, conocida como “La Brigada Afgana”, se encargó de las detenciones, que se prolongaron hasta después del mediodía en varias localidades de la zona de Al Shura.

Entre los detenidos figuran dos exgenerales, seis excoroneles y varios extenientes coroneles y excapitanes, que fueron trasladados en camiones a dos cárceles de Mosul.

El cabecilla yihadista asesinado, identificado como Anmar Mohamed, apodado “Anmar Hanan”, era considerado uno de los más importantes dirigentes del EI en las zonas del sur de Mosul.

Mientras, el Estado Islámico ejecutó a un joven y después lo crucificó por fotografiar los cuarteles de esta organización en el pueblo de Al Bab, en el este de la provincia de Alepo, en el norte de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. El fallecido fue ejecutado el viernes en la rotonda de Al Manshie en Al Bab, donde su cadáver fue crucificado después por los radicales, que ordenaron que permaneciese así durante tres días para que sirva de castigo ejemplar para otros ciudadanos.

Al Bab es uno de los feudos principales del Estado Islámico en la provincia de Alepo, cuya periferia oriental está en manos de los extremistas.

El EI proclamó un califato en Irak y Siria a finales de junio, donde ha conquistado amplias partes del territorio.

La organización es conocida por sus prácticas brutales, ya que ha asesinado, secuestrado y decapitado a algunos de sus prisioneros y rehenes.

Por su parte, la fiscalía federal alemana informó ayer de la detención de dos presuntos colaboradores del EI, sospechosos de proporcionar logística y dinero en metálico a esa organización yihadista y otros grupos afines en Irak y Siria. n

El Estado Islámico intensifica el disparo de cohetes contra la frontera entre Kobani y Turquía