Narón y Pontedeume tropiezan en partidos en los que no desmerecieron

|

Ni Pontedeume ni Narón sacaron nada positivo de la segunda jornada de la fase de grupos de la Copa Federación, que dejó sendas derrotas para los dos representantes locales en la competición. Con todo, el debutante en la categoría, el Narón Star Casa y Baño, volvió a dejar una muy buena imagen a pesar de su traspié frente al Camariñas (19-21). El cuadro de Ferrolterra, que se estrenaba como local, no desmereció ante un conjunto que el pasado ejercicio habitó en la zona alta de la clasificación y se postula de nuevo como una de las escuadras potentes del grupo. 
La confrontación arrancó muy igualada y con dos equipos más preocupados de hacerse fuertes “atrás” que de encarar la meta rival. Así, con defensas muy fuertes y contundentes ambos equipos rivalizaron por hacerse con el control en el marcador y en el juego. Los visitantes tiraron de experiencia y, merced a su mayor acierto, consiguieron tomar una mínima ventaja. Apenas un par de goles que les permitieron llegar al descanso en ventaja (9-11).
Una diferencia que, a la postre, sería definitiva, pues la segunda parte siguió un guion muy similar a la primera. La presión del Narón para acercarse en el marcador inquietó al Camariñas que, por momentos, sucumbió fruto de su nerviosismo. Los visitantes, sin embargo, supieron reconducir la situación y acabaron imponiéndose 19-21.
Con este resultado, el Narón sigue primero de su grupo con las mismas victorias pero un partido más que el propio Camariñas a expensas de la disputa de la última jornada de la fase de grupos ante el Poio.
También cayó el Pontedeume ante el Atlético Novás (19-25) a pesar de que el cuadro eumés hizo méritos para lograr un mejor resultado. De hecho, los anfitriones dominaron la primera parte de un partido en el que llegaron a contar con una renta de seis goles. Una defensa mixta sobre el jugador eumés más entonado, Enrique Romero, limitó las opciones ofensivas del Balonmano Ponteume e hizo que su renta mermase antes del descanso, quedando reducida a solo dos tantos.
En la reanudación se sucedieron las alternativas en el marcador hasta que, a cinco minutos para el final, el cuadro anfitrión acusó su falta de rotaciones. Más fresco físicamente, el Atlético Novás rompió el partido acumulando una renta que le permitió no pasar apuros y sentenciar antes de tiempo.

Narón y Pontedeume tropiezan en partidos en los que no desmerecieron