La Xunta invertirá 900 millones hasta 2020 para fomentar el empleo

|

El Gobierno gallego prevé destinar 900 millones de euros, a razón de 180 millones al año, hasta 2020, con el fin de implantar políticas y medidas destinadas a fomentar el empleo “estable y de calidad”. El reto último es cumplir con el objetivo del Plan Estratéxico de Galicia de reducir la tasa de paro al 10% –frente al 17,7 por ciento actual– en ese periodo. Entre otros objetivos que se marca el Ejecutivo autonómico está el de crear 100.000 nuevos empleos y firmar 50.000 nuevos contratos indefinidos.

Al término del Consello de la Xunta, el jefe del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, explicó las líneas generales de esta agenda de empleo hasta el 2020, que incluye veinte medidas con las que la Administración autonómica aspira a crear puestos de trabajo, impulsar la formación y reorientar los servicios de atención a los parados en función de las necesidades del mercado.

Entre las medidas planificadas está el impulso del programa “Aprol, que incentivará la contratación y fomentará el autoempleo en los colectivos que tienen más dificultades para encontrar un trabajo, como las mujeres, los parados de larga duración, la juventud y las personas con discapacidad. También se activarán las “lanzaderas de empleo” para apoyar la búsqueda de un puesto de trabajo y promover el emprendimiento y el autoempleo a través de la Administración local, entidades sin ánimo de lucro y empresas privadas.

El Gobierno autonómico prevé también crear unidades de formación en la empresa para impulsar dentro del tejido empresarial la especialización y capacitación con “compromiso de contratación”, así como aprobar un programa de formación y empleo en el rural atendiendo a sus necesidades. En la misma línea, se aspira a profundizar en un modelo de formación que responda a las necesidades del mercado, objetivo en el que, según defendió Feijóo, ya “avanza” la Xunta mediante la apuesta por la FP dual. Por último, también se lanzará el denominado “cheque formación” para que las personas desempleadas tengan más libertad de elección a la hora de escoger acciones formativas concretas.

La Xunta invertirá 900 millones hasta 2020 para fomentar el empleo