Los ganaderos fuerzan la visita de Quintana a la protesta de Lugo

|

La conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, viajó ayer hasta la ciudad de Lugo para reunirse con los ganaderos que permanecían en las inmediaciones de la muralla romana y que reclamaron su presencia para levantar la protesta iniciada el pasado jueves.

La conselleira les pidió el “compromiso” de que si se reunía con ellos abandonarían la concentración, según explicó el portavoz de los productores, Roberto López. 

Al cierre de esta edición las reuniones entre ganaderos continuaban para discutir si permanecían en la ciudad o daban por finalizada la protesta.

Por otra parte, en la tarde de ayer, un grupo de representantes del colectivo mantuvo una encuentro con la delegada de la Xunta, Raquel Arias, y con el jefe territorial de Medio Rural, Ramón Losada.

organizaciones

Cientos de tractores rodearon por segundo día consecutivo la muralla romana de Lugo y mantienen así la movilización convocada por la Plataforma en Defensa do Sector Lácteo pero al margen de las organizaciones agrarias, que dieron por concluida la movilización en la tarde del jueves.

Por su parte, el grupo provincial del PSdeG pidió explicaciones a la presidenta de la Diputación de Lugo, Elena Candia, por la reunión que mantuvo, según este grupo, junto con la conselleira, y el subdelegado del Gobierno, Ramón Carballo, con el propietario de Leche Río, Jesús Lence, “horas antes de la tractorada” del jueves.

El diputado provincial socialista Álvaro Santos criticó que los tres representantes encontrasen “tiempo para mantener un encuentro con uno de los mayores responsables de la industria láctea” en Galicia, “concretamente durante la noche del miércoles”, y “sin embargo no participasen” en la manifestación del día siguiente en Lugo.

Santos pidió a la presidenta de la Diputación “que ponga fin a este oscurantismo y explique a los ganaderos el motivo de esa reunión a cuatro bandas, así como los asuntos tratados en la misma”, dado que son los principales “interesados” en la misma.

Por su parte, la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, afirmó ayer que espera obtener resultados positivos en la crisis del sector lácteo a lo largo de la próxima semana.

La titular de Agricultura recalcó que el Gobierno está haciendo todo lo posible para mejorar la situación, al tiempo que subrayó que están actuando a través de la política nacional, la política comunitaria y trabajando conjuntamente con el sector.

García Tejerina recibió finalmente a los representantes de los ganaderos que forman parte de la ‘marcha blanca’, con los que mantuvo una reunión para tratar la crisis del sector, pese a que inicialmente había justificado su ausencia al tener que desplazarse, tras asistir al Consejo de Ministros, a Salamanca, donde inauguró por la tarde la Feria del Sector Agropecuario y la Exposición Internacional de Ganado Puro Salamaq 2015.

Allí señaló que confía en llegar a un acuerdo con el sector del vacuno de leche, la industria y la distribución durante la reunión que celebrará el próximo jueves y pidió a los ganaderos que se organicen para así “resistir situaciones adversas de los mercados

marcha blanca

La ministra recibió a los representantes de los ganaderos de la ‘marcha blanca’ después de que éstos, unos 4.000 según la Policía, se concentraran ante la sede del ministerio tras culminar un recorrido de más de 300 kilómetros que comenzó en León el pasado 28 de agosto.

Los ganaderos concluyeron a las 12.00 horas su última etapa ante el Ministerio, con una gran pancarta en la que se podía leer ‘Nuestro futuro ¡es la leche!’, lo mismo que se podía leer en sus camisetas blancas, y donde corearon consignas como ‘Esa leche, esa leche’ y ‘Los principios no son negociables, somos la leche’, llegando a pedir incluso la dimisión de la ministra.

Durante su recorrido, los ganaderos reclamaron medidas con el objetivo de acabar con la crisis del sector del lácteo, con el fin de los precios por debajo de los costes de producción.

Los ganaderos fuerzan la visita de Quintana a la protesta de Lugo