Los vecinos se hicieron con el edificio de Aduanas en la “puja” del BNG

|

Dos lotes de propiedades que el Ministerio de Defensa y otras instituciones del Gobierno central poseen en Ferrol y tienen a la venta salieron ayer a subasta en una puja ficticia y reivindicativa que el BNG organizó delante del edificio de Aduanas. Precisamente este inmueble salió recientemente a subasta y está quedó desierta, por lo que ahora se ha puesto a venta directa.
El acto pretendía reivindicar la cesión de bienes desafectados  de sus usos al Concello así como la compensación de organismos como el Ministerio de Defensa a la ciudad naval, por la ocupación del 20% del territorio sin tributar, además, muchos de los impuestos.
En el acto, además de los concejales del BNG en Ferrol, Iván Rivas y Eva Espiñeira, participaron otros miembros del BNG como Pablo Villamar –Narón– o Secundino García –alcalde de San Sadurniño–. La portavoz nacionalista Ana Pontón también se desplazó a Ferrol para dejar de manifiesto esa “desconexión do estado coas necesidades dos galegos, que leva a primar a venda de saldo de patrimonio público en lugar de destinalo ás necesidades dos veciños e das veciñas para fins sociais ou culturais”.
La “subasta” de ayer se saldó, tras irónicas pujas ofreciendo parte del salario de los trabajadores, producción marisquera o la prolongación del muro militar, con la entrega del edificio de Aduanas a los vecinos, algo que es lo que, precisamente, demanda el BNG.

reversión
El portavoz del BNG en el Concello de Ferrol, Iván Rivas, denunció en el acto que el Ayuntamiento pierde dos millones de euros en Impuesto de Bienes Inmuebles, porque las edificaciones desafectadas no pagan impuestos “sen que se lle reclame ao Estado nin por parte da Xunta, nin por parte do goberno local”. Desde el Bloque, explicó Rivas, “pedimos que se compense á veciñanza, que se paguen impostos e que se manteñan as edificacións en bo estado, tal e como se lle obriga a un particular, e que podan ser empregadas para uyso colectivo”.
El BNG insta al Concello a “romper” el convenio que se está negociando, ya que, apuntó Iván Rivas, obliga a los ferrolanos a pagar a Defensa más de medio millón de euros y a permitir la construcción de un centro comercial y 400 viviendas “nunha cidade na que o 20% das viviendas están baleiras”.
La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, hizo referencia a la necesidad de defender los intereses tanto de Ferrol como de Galicia, por lo que consideró imprescindible “que esa voz volva estar presente con forza en Madrid”. Asimismo, revindicó el trabajo de su formación política durante 20 años en el Congreso de los diputados y apuntó que “temos que ter capacidade para decidir e para defender os nosos intereses, porque aquilo que non se defende, non existe”.

Los vecinos se hicieron con el edificio de Aduanas en la “puja” del BNG