Los torneos autonómicos podría aplazarse o cambiar el formato

rugby entre el Ferrol y el Peña La Única
|

 

El rugby gallego está a unos días de colocarse, al menos en lo que a sus equipos de competición oficial se refiere, al borde del abismo. La falta de ofertas “razonables” de las mutuas para el seguro médico de los jugadores federados ha llevado a que Crat y Vigo hayan tenido que aplazar su primer encuentro. Este fin de semana, si nada cambia, vivirán su segunda jornada en División de Honor B sin poder competir, lo que les colocaría, directamente, en disposición de, si no acuden a la tercera, ser expulsados de la liga –esto implicaría además no poder regresar el año que viene, salvo que mediase una decisión ejecutiva de la Federación Española–.
La cuestión afecta a todas las competiciones de la modalidad en la comunidad, que incluyen a los equipos locales del Rugby Ferrol –Primera Autonómica– y el Fendetestas de As Pontes –Segunda–, así como a sus escuadras filiales o de base. Estas formaciones no han podido disputar amistosos de preparación en pretemporada, a pesar de que sí están entrenando, y están muy pendientes de lo que podría pasar con sus propios torneos ligueros si no se alcanza una solución. Según el presidente del club ferrolano Cristóbal Dobarro, “estas ligas podrían aplazar su comienzo o se podría optar por modificar el sistema de competición”, por ejemplo esquivando el parón navideño pero, afirma, “es una situación complicada para todos”. Tradicionalmente, estas ligas se inician a mediados del mes que viene y la situación ya ha tenido su primera repercusión negativa, puesto que el conjunto del Bierzo Rugby Club, que competía en el torneo gallego, ha decidido hacerlo en el castellano.
La imposibilidad de llegar a acuerdos con las empresas que se han sondeado a nivel nacional son exclusivamente económicas. Así, explica Dobarro, “el coste de las licencias, que actualmente suponen un desembolso a principio de temporada de unos 200 euros, se multiplicarían por tres, convirtiendo el rugby en un deporte prácticamente de elite”. La Federación Gallega no ha parado de buscar opciones y ha comenzado a plantearse incluso propuestas de firmas internacionales, dos de las cuales, de hecho, se han comprometido a remitir ofertas al ente para su consideración.
Los directivos del rugby autonómico no están solos en esta “pelea” con las mutuas especializadas en seguros deportivos. De hecho, el mismo problema se está dando en la actualidad en la federación del Principado de Asturias. n

Los torneos autonómicos podría aplazarse o cambiar el formato