La oposición califica de fracaso el año en solitario del ejecutivo de Suárez

Entre las autoridades que acudieron al acto de inicio de las obras del acceso ferroviario no se encontraba ningún representante del gobierno local | daniel alexandre
|

Tal día como ayer, el alcalde, Jorge Suárez, retiraba las competencias a tres ediles del PSOE –Beatriz Sestayo, Bruno Díaz y Germán Costoya–, lo que suponía el abandono del equipo socialista del ejecutivo formado tras el pacto de gobierno. Desde entonces, de los once ediles que iniciaron el mandato como gobierno se ha pasado a siete, con la suma de dos no adscritas –que formaban parte del grupo socialista– y el paso a la oposición de la edil que concurrió por FeC, Esther Leira.


Esta minoría es para el alcalde el principal escollo al que ha debido enfrentarse durante este año de gobierno en solitario, aunque valoró este segundo año de mandato y señaló que continúa con las mismas ganas “de facer cousas positivas pola cidade, coa mesma ilusión”.


Sin embargo, reconoce que existen “máis dificultades, por gobernar con menos recursos humanos, menos salarios e con pactos que nos obligan a retrasar procedementos administrativos como modificacións orzamentarias”. De todos modos, aboga por continuar trabajando porque la ruptura “é algo que xa quedou atrás e agora hai que mirar para adiante”.


Esta visión positiva contrarresta con la que tienen los grupos de la oposición. La portavoz socialista, Beatriz Sestayo, calificó de “ano perdido para Ferrol” y apuntó que ha quedado de manifiesto “o dano que fixo Jorge Suárez ao goberno, á corporación e a cidade de Ferrol”. Para Sestayo, el regidor es el culpable de la “división da esquerda, co apoderamento de tránsfugas” y criticó que lo que busca el alcalde es “protagonismo para as súas rutas cara a políticas que non son as prioritarias dun alcalde de Ferrol”. De hecho, denunció que en este año no haya habido “nun unha soa cuestión resolta para a cidade”.


Sobre los 75 puntos del acuerdo de gobierno, Sestayo apuntó que lo único que se ha hecho fue en la parte del mandato de coalición y desde su expulsión “non se probou nin un só punto”.


Para los populares, si el primer año de gobierno fue “malo” el segundo, tras la ruptura, “es un fracaso”, con un gobierno más minoritario que nunca y con un alcalde, indicó Martina Aneiros, “que culpabilizaba a su socia de gobierno y lo cierto es que él es el único culpable del abandono que sufre Ferrol”.


Ciudadanos definió el primer año de mandato como “de tensión” y el segundo de “parálisis”, asegurando que la minoría en que vive el ejecutivo no es más que culpa del propio ejecutivo de Ferrol en Común.


Desde el BNG no solo se culpó al ejecutivo de la situación sino que su portavoz, Iván Rivas, definió este año como “no que o PP se converteu nun partido de arma de destrucción masiva, o PSOE actuou de forma vengativa e Ferrol en Común foi sumiso e cobarde cos problemas da cidade”.

La oposición califica de fracaso el año en solitario del ejecutivo de Suárez