El Racing pone la de arena

|

La Copa Diputación volvió a ser gafe para el Racing. El equipo ferrolano acabó perdiendo ante el Boiro en la final del torneo provincial después de realizar una buena primera hora de partido. Sin embargo, los fallos cometidos en los últimos treinta minutos se tradujeron en tres goles de la escuadra del Barbanza que le permitieron hacerse con el título. Ahora, desde el sábado, la escuadra verde hará frente a lo realmente importante de la temporada, el campeonato liguero.
La igualdad fue la característica principal de una primera parte en la que los dos equipos se repartieron la posesión y también las oportunidades para marcar. El Racing tuvo el encuentro más o menos controlado y, además, dispuso de un lanzamiento de Brais Abelenda –que se estrelló en la cruceta– y otro de Julio Delgado que detuvo el cancerbero “Pato” Guillén como mejores opciones para adelantarse en el marcador. Por parte del Boiro, el arsenal ofensivo que tenía sobre el campo apenas pudo acercarse a la portería rival, así que sus intentos apenas crearon peligro.

CAMBIO
Sin grandes novedades en la segunda parte, los minutos fueron pasando con el Racing como dominador del enfrentamiento hasta que los cambios realizados por el cuadro verde llevaron al Boiro a tomar el control del centro del campo. Además, la escuadra que ayer ejerció de visitante se aprovechó de los fallos de su adversario para marcar. El primero, tras una cesión de Maceira a Mackay en la que Marcos Álvarez se adelantó para marcar; el segundo, tras un mal despeje de la zaga racinguistas que cayó a pies de Pedro Beda, que cruzó la pelota al fondo de las mallas con un gran disparo; y el tercero, tras un saque de esquina rematado en el primer palo ante la escasa vigilancia de los defensores.
Entre estos fallos y el escaso control del centro del campo que el Racing mostró en el tramo final de partido, el Boiro fue el que se llevó la victoria. La Copa Diputación sigue siendo gafe para un Racing, que ahora solo piensa en el campeonato liguero que empezará en solo tres días. Será ese el momento en el que empiece a demostrar su capacidad para terminar entre los cuatro primeros la liga regular y, a partir de ahí, luchar por el ascenso a Segunda División en las eliminatorias para las que espera clasificarse.

El Racing pone la de arena