El aspirante cerca al líder

|

El aspirante quería dar caza al líder y lo buscó desde el pitido inicial. Intensidad defensiva, velocidad en ataque, centro y remate. Después, ya en ventaja, solidez, orden, control y también contragolpe. Armas para entender a un Logroñés que presenta su candidatura a la primera posición. Parecía impensable hace mes y medio pero, por unas cosas o por otras, el Racing ha venido dilapidando la ventaja que tenía, ahora reducida a un solo punto.
El choque de Las Gaunas debía servir para consolidar el liderato del equipo ferrolano o para comprimir la tabla. Al final, ocurrió lo segundo. Se preveía un duelo frenético, lo fue, y el empuje inicial de los locales provocó que los visitantes tuvieran que ceder el protagonismo a un rival crecido, insistente con Titi por su banda derecha y con un Carlos Fernández que ganaba la partida a los centrales racinguistas.
El extremo Titi está de dulce y de sus botas salieron las mejores acciones del Logroñés, un remate al que no llegó un compañero en boca de gol, un cabezazo de Carlos Fernández que se marchó por poco y el gol del propio delantero local en una jugada similar. Le costó reaccionar al Racing y una falta de Pablo Rey, con bote, fue el único tiro a puerta de los visitantes en un primer tiempo, en el que los locales fueron retrasando su línea de presión.

empuje
Empezó el segundo tiempo con el Racing pisando campo ajeno gracias a varias acciones a balón parado. En una, un error del portero Miguel en su salida provocó que la pelota se paseara por el área sin encontrar rematador. Sin embargo, la mejor ocasión se produjo en la otra parte del campo cuando, tras una buena combinación, Paredes se quedó ante Mackay, disparó con la derecha –la mala– y se topó con el poste. Fue ese el momento en el que el técnico racinguista metió en el campo a Marcos Álvarez y Héber Pena en busca de un revulsivo. Y, casualidad o no, lo encontró tras una falta lateral que Nano remató a gol. Nueva vuelta de tuerca al escenario del encuentro.
Que el Logroñés estaba nervioso se notó cuando Borja cedió la pelota a Miguel tan despacio que Joselu se anticipó y remató a portería con todo a su favor, pero el capitán riojano evitó que el marcador diese la vuelta. De hecho, el cuadro local se rehízo definitivamente con el tanto, inmediato, de Chevi a la salida de un córner. Es más, buscó la sentencia cuando Titi, jugando como lateral después de la lesión de Miguel Santos, centró y el remate de Carlos Fernández se topaba con el larguero visitante.
Jaume Vidal entró en escena como último recurso para que el Racing encontrase el empate y lo único que protagonizó fue una agresión sobre Jacobo con el juego parado. El Racing mira hacia atrás y lo hace, al menos, sin perder el “average” particular. n

El aspirante cerca al líder