Soy el Uni y nunca me coformo

|

Esteiro pidió que nunca se termine esta temporada y el Star Center Uni Ferrol se lo concedió. Por si la liga regular no fuese lo suficientemente brillante, el cuadro ferrolano se alió con el IDK Gipuzkoa para regalar a los suyos una serie de cuartos épica que lo ha catapultado a donde nunca antes había llegado, a donde hacía tiempo que no se veía a un equipo gallego, a donde nadie soñaba estar a estas alturas de la campaña: las semifinales de la liga. 
El equipo ferrolano arranca esta noche en Salamanca –21.00 horas, pabellón Wurzburg– una eliminatoria que, en sí misma, colma todas sus aspiraciones. Un enfrentamiento a tres partidos ante el coloso del baloncesto nacional. Un Perfumerías Avenida que nutre sus vitrinas con cuatro títulos de liga, todos ellos sumados en una última década en la que siempre ha disputado la final del campeonato. Mentar al cuadro salmantino es hablar de un bloque nacional abanderado por tres de las jugadoras que ganaron con España la plata en los últimos Juegos de Río –Silvia Domínguez, Laura Quevedo y Laura Gil– y de una legión extranjera con efectivos que figuran entre las mejores baloncestistas que pueblan el baloncesto europeo. 
Es un coloso del baloncesto español, por potencial, por títulos, por presupuesto y este año, también, por resultados. Solo una derrota en veintiséis partidos convirtieron la liga regular en un monólogo de las charras, que ofensivamente son intratables –es el segundo máximo anotador del campeonato regular con una media de más de 72 puntos por encuentro– pero que es en defensa donde esta campaña se han hecho verdaderamente fuertes. Su técnico, Miguel Ángel Ortega, ha conseguido lo impensable, que jugadoras nacidas para encarar el aro se apliquen y sacrifiquen en defensa hasta tal punto que apenas han encajado un promedio de 55 puntos por partido. 
La plantilla rebosa calidad, es extensa y, además, está descansada tras casi dos semanas sin competición después del final de la liga regular. ¿Cómo se puede contrarrestar todo eso? Pues con ganas, con ilusión, con ambición y esa capacidad para llegar a donde nadie espera que ha hecho del Star Center Uni Ferrol, uno de los equipos presupuestariamente más modestos de la liga –sí, suena reiterativo, pero da gusto ver cómo en el baloncesto español a veces el dinero no lo es todo–, la auténtica revelación del campeonato. 
Pensar que la tercera plaza en una de las ligas más potentes de Europa está asegurada es un lujo y puede que sea suficiente para muchos... pero no para este Uni Ferrol que si no soñase a lo grande no llegaría a donde lo ha hecho. ¿Por qué no ponérselo difícil al líder? 
Dar la cara y hacer que Ferrol disfrute del baloncesto eran las metas de la campaña. Misión cumplida. Todo lo que venga a partir de ahora es un regalo. l

Soy el Uni y nunca me coformo